martes, 7 de noviembre de 2017

Seiun wo Kakeru. Capítulo 3


Autor: Hizen Fumitoshi
Traductor ingles: Hachidori108
Traductor español: Olixx 9999 - HunterStars Translation

El reconocimiento como un aldeano




La casa del jefe de la aldea era grande. El edificio en sí, si se compara con la casa en la que vive Eiji, era mucho más nuevo y no tenía rastros de agujeros o parches.

- Bueno, entonces, ¿de qué eres capaz?

Lo que le esperaba a Eiji, quien fue llamado por el jefe de la aldea, fue esta clase de pregunta. Fue una voz ronca. Quemada por el sol, en su piel

ligeramente negra había numerosas pecas y arrugas. El nombre de la anciana era Bona.

Era bajita y con espalda jorobada. Aunque se dice que tiene más de cincuenta años, su aspecto era aterradoramente viejo. A los ojos de Eiji, Bona parecía ser en sus setenta años.

Tal vez debido a una dieta baja en nutrición y duras condiciones de trabajo todos los días que hicieron que su apariencia se vea así. Sin embargo, hubo algo

diferente a pesar de eso. Sus pupilas claras estaban llenas de sabiduría y una fuerte voluntad. La pequeña postura de Bona parecía grandiosa. Tal vez sea la prueba de que ella es una persona con habilidades sobresalientes.

Así que estoy siendo probado, pensó Eiji, sintiendo que los músculos de su columna se volvían tensos, mientras intentaba evitar la mirada aguda dirigida hacia él. Debido a que el origen de Eiji aún se desconoce, era bastante preocupante para el jefe. Sin embargo, Eiji sabía de lo que era capaz, y lo que podía hacer para contribuir a esta aldea. Su confianza en sus habilidades era más que suficiente.

- Puedo hacer cosas.

- ¿cosas?

- Podemos hacer uso de instalaciones como el molino de agua que utiliza la fuerza del agua, herramientas que pueden moler fácilmente trigo, guadañas y azadas, o el elemento llamado pico. Puedo hacer todos ellos a través del proceso de forjado.

- Suena asombroso. ¿Qué piensas Jane?

- Está bien conmigo. Ha estado aquí dos semanas y no he notado nada violento en su conducta, así que no veo ningún problema. Además, el unico producto en nuestra aldea es el cuero, y eso solo no es rentable en el comercio.

- Estoy de acuerdo. Conseguir guadañas y azadas de alta calidad seguramente haria una diferencia.

- Además, si Tanya, que aún no se ha casado, siente simpatía por él, estaré complacida.

- ¿Heh? Eso es realmente favorable. Desde que la chica perdió a su esposo, ella nunca ha recibido a ningún otro hombre, por lo que probablemente se sienta sola. Por lo tanto, tenemos que considerar esto de manera positiva.

El jefe de la aldea, Bona, asintió profundamente mientras ella estaba de acuerdo. Supongo que eso significa que oficialmente se le reconocer a Eiji como miembro de la aldea. A pesar de que lo había esperado , se sintió algo aliviado.

- Bien. En ese caso, le ordeno a usted, que este a cargo de la herrería, que haga herramientas agrícolas. Debido a que están pasando muchas cosas durante la temporada de cosecha, quedarás exento de cualquier trabajo en el campo. De lo contrario, no podrás concentrarte en tu tarea.

Eiji comenzó a hacer los planes necesarios dentro de su cabeza. Siempre que se proporcionen ciertas herramientas, un herrero podrá hacer todo. Sin embargo, al principio, se necesitan muchos dispositivos e instalaciones.

Primero, se requiere un horno. Luego artículos, tales como: un yunque, un martillo, pinzas para el fuego, un cincel, fuelles, piedras de afilar y un molino de agua. Además de la leña necesaria para hacer carbón, los minerales extraídos también son importantes.

Por el momento, usar arcilla para hacer un horno; sin embargo, incluso si tiene los materiales requeridos, la fabricación de herramientas tomaría mucho tiempo. Me pregunto si usar una piedra como sustituto para golpear el hierro funcionaría. - pensó Eiji. Tener un martillo hecho de bronce estaría bien, aún así ...

- Necesito hacer un horno y crear las herramientas de forjado desde cero, por lo que tomará alrededor de tres meses. En ese momento obtendré las herramientas necesarias.

- Eso es bastante largo ... ¿no?

- Si ese tiempo le permite hacer herramientas agrícolas, entonces podría esperar, pero no sé si podemos permitirnos alimentarlo durante tres meses sin que su labor tenga ningun fruto. Ya sabes, nuestro pueblo no es tan abundante. Entonces realmente no hay forma de sustentarte.

Esas son algunas palabras duras. Así que esto es lo que significa vivir una vida en la aldea, me pregunto - pensó Eiji. Pero darse por vencido seria abandonar el trabajo a mitad de camino; también, le daria una mala reputación.

Para un artesano, hacer herramientas está sujeto a responsabilidades. Por eso, solo decir un simple sí no será suficiente. Cuando Eiji notó la ansiedad en los ojos de Jane, se preparó.

- Una vez que tenga éxito, produciré las herramientas una y otra vez. Incluso en la agricultura, cuando siembras semillas, no puedes esperar una cosecha al día siguiente. Me gustaría que entendieras que para que el trabajo dé frutos, se necesita tiempo.

- Bueno, tienes algo de razon. Ok, le diré esto a todos. El trigo y la cebada se distribuyen por persona, por lo que no te preocupes, pero me aseguraré de que seas útil.

- Está bien mientras entiendas. No quiero presionar tanto como sea posible, así que puede estar tranquila.

- A cambio, si fallas, me aseguraré de que trabajes realmente duro.

- Esas son algunas palabras aterradoras.

- Esfuerzate, estare contando contigo.

Los ojos de Bona, ocultos bajo las arrugas, chispearon de luz. Con el fin de eliminar el hambre de muchas personas, no importaba quién produjera el mejor resultado.

A pesar de sentir la piel de gallina corriendo por su espina, Eiji asintió firmemente.

-----------

- Uff, ese jefe de la aldea seguro era increíble.

- Se le considera una mujer de carácter que carga con la responsabilidad de nuestra aldea sobre sus hombros. De hecho, es increíble, ¿no? Todos están dispuestos a escucharla sin quejas.

-Podría entender eso solo por su presencia. Con eso se decidió que trabajaré como herrero, pero solo por un tiempo, creo que tengo algo de tiempo.

- ¿Es así?

- Hay mucho trabajo, sin embargo, debe hacerse con tiempo y en orden.

Después de tener una audiencia con Bona, Eiji regresó a la casa de Tanya. Recordar la conversación hizo que su estómago se sintiera incómodo. Pensar que podria hablar tan audazmente, incluso él se impresionó.

Usando un cuchillo de bronce, Eiji golpeó el bambú. Una vez cortado, lo balancea arriba y abajo y luego lo clava. El sonido del corte podía escucharse. En comparación con el hierro, el bambú es mucho más ligero, y podía sentirlo reverberando por todo su cuerpo, que estaba lleno de dolores musculares. * Suspiro *, quiero hacer herramientas con hierro, al menos las que deberían estar a mi alcance - pensó Eiji.

Después de reunir diecisiete piezas de dientes, lo único que queda es insertarlos a través de las ranuras hechas en el senbagoki.

Esto también, quiero rehacerlo algún día usando hierro - pensó. Por lo tanto, hacerlo usando bambú eventualmente haría que se rompa. El hierro es más resistente y duradero, el trabajo será mucho más fácil.

- ¿Qué planeas hacer a partir de ahora?

- Me gustaría encontrar un lugar donde pueda obtener minerales y arcilla. Además, necesito algo de madera, así que si me pueden presentar a un leñador aquí seria ideal.

- Hay una persona llamada Phillip, es leñador. Debido a que viaja mucho entre la aldea y la montaña cercana, probablemente sepa dónde conseguir estos materiales.

- Tanya, ¿tienes planes hoy?

- Muy probablemente, voy a trillar usando el senbagoki. Luego tejere paja y prepare la comida. Gracias a ti mi trabajo se hizo mucho más lijero.

Me pregunto cuántas veces me agradeció, pensó Eiji. Pero dado que este es un trabajo realmente agotador, ser útil le hizo feliz.

Debería hacer un soplador, para separar la paja del grano. Una vez que tenga tiempo, lo hare también, pensó.

La cabeza de Eiji estaba llena de herramientas que quería hacer, pero para esto necesitaba más madera, para producir carbón.

---------------

 Al este de la aldea, hay un río que fluye de norte a sur. Mientras Eiji caminaba a lo largo, notó un sendero. Debido a que quitaron las piedras grandes y no habia hierba, estaba claro que la gente lo usa con regularidad. Mientras caminaba hacia el norte del río, comenzaron a aparecer colinas poco elevadas. Debido a las técnicas de tala y la baja población, los árboles que estaban densamente cubiertos de hojas se podían ver cerca del camino. Era un bosque.

El interior del bosque estaba oscuro, por lo que parecía que uno no podía entrar fácilmente. Mientras avanzaba por el camino y subía la colina, se podía ver una gran granero. Probablemente fue una cabaña forestal. Frente a él, había un carro de bueyes con un toro pastando cerca.

Al ver que Eiji se acercaba, el toro no parecía tener miedo, en lugar de eso, lo miró con sus "ojos rotundos". Estaba masticando hierba, mientras le goteaba babas y mugidos.

Cuanto más cerca se acercaba Eiji hacia el toro y la cabaña, más claro se escuchaba el sonido de un hacha cortando madera.

- Buenos días.

- B-buenos días.

El tipo, que estaba talando el árbol, parecía ser más grande de lo esperaba. Media unos dos metros. Su cuerpo estaba cubierto de músculos gruesos, y su brazo expuesto era tan grande como la cintura de una niña. Tenía el pelo rojo oscuro, ojos azules y cara cuadrada. Su boca estaba cubierta con una barba.

- Philip-san, mi nombre es Eiji. Desde hoy, me han reconocido como un miembro de la aldea. Debido a que mi trabajo utiliza mucha leña, vine a saludarte.

- Es Philip, es un placer.

Él no parecía hablar mucho, y usó pocas palabras, lo que lo hace parecer un poco lento mentalmente mental. Mientras sentía el poder abrumador de este gigante, Eiji pudo notar que bajo su torpeza había rastros de bondad.

- Philip-san, he escuchado que viajas mucho a la montaña, ¿entonces quizás verías arcilla, hierro, bronce y estaño? Por arcilla quiero decir ...

- E-entendido, los conosco. La arcilla esta por aca, el mineral de hierro por alla, el bronce esta en el otro lado. Los encontré porque una vez me pidieron de otros pueblos.

Todas las direcciones que él señaló estaban dentro del bosque cubierto de maleza. Buscar sin cuidado probablemente significaría perderse. En cuanto a Eiji, que no tenía habilidades de supervivencia, llegar al destino sería imposible.

- Perdón, estare interrumpiendo tu trabajo, pero ¿podrías guiarme, al menos una vez?

- ...............

Philip insertó su hacha en el árbol parcialmente cortado. Después de ver a Philip asintiendo sin pronunciar palabra, Eiji se sintió aliviado.

 



Anterior    | Indice |    Siguiente

Comentarios (1)
-