martes, 4 de abril de 2017

Summoned Slaughterer. Capítulo 30




Autor: Ido Masayoshi
Traductor ingles: Infinite Novels Translation
Traductor español: Errdex - HunterStars Translation


Desde el interior


Aunque ya han edificado la frontera nacional, muchas de las nuevas fortalezas que pertenecen a Orsongrande sólo en nombre todavía están desocupadas.

Y con respecto a la invasión, hasta ahora, principalmente debido al hecho de no haber permitido a la gente salir, la velocidad de transmisión de las noticias se ralentizo, por lo que Vichy todavía no ha mostrado mucha oposición.
Pero ahora, algunas personas ya están pasando a través de estas fortalezas, saliendo de Orsongrande y dirigiéndose a Vichy.

Hifumi, que estaba observando esto se sorprendió por la poca cantidad de personas que emigraban.
Sin embargo, la vacilación para salir de sus ciudades y aldeas es comprensible: los caminos están subdesarrollados y su único medio de sustento proviene de los negocios que les tomaron años si no es que generaciones desarrollar.
Así que los únicos que viajan son los segundos hijos, los desempleados y los ricos.

「Sinceramente, había pensado que podrías decidir matarlos a todos...」

Kasha dijo eso, mientras disfrutaba con Hifumi el almuerzo que la unidad de suministros había preparado.

「Los civiles no son enemigos. Sólo los enemigos necesitan ser eliminados. Además, combatir decenas o incluso cientos de soldados seria ineficiente y aburrido. En vez de eso, lo mejor es obligar a esos bastardos de Vichy a tenernos miedo y así obligarlos a fortalecer sus filas con más gente. Entonces, verdaderamente podrían llegar a nosotros."

「... Si hacen eso, ¿No perderíamos? 」

Alyssa estaba allí con ellos. Solamente eran Origa y Pajou las que no habían regresado de sus respectivas tareas. De hecho, Origa ha estado evitando intencionalmente a Kasha desde ayer.

「... Cierto, podríamos perder. 」

"¿Huh...?"

Kasha detuvo la comida que estaba llevando a su boca, debido a la indiferente declaración de Hifumi.

「Nuestros soldados sólo han obtenido conocimientos sobre la infiltración y el asesinato. Incluso si desde antes tuvieran algún valor como soldados, simplemente serian abrumados por los números."

「Entonces, ¿Qué deberíamos hacer?」

「Estaremos bien, siempre y cuando no los enfrentemos directamente. Necesitamos imponer las condiciones del entorno y atacarlos después de dividirlos en grupos más pequeños. Además, realmente no necesitamos esperar a que nuestros enemigos reúnan sus fuerzas, e incluso si logran hacerlo, solo necesitamos dispersarlos un poco."

Pero si entre ellos hubiera una persona más capaz que yo, entonces perderíamos, Hifumi llego a esa conclusión mientras ponía la última pieza de carne en su boca.
「Pero a los soldados se les enseña que nunca deben considerar la derrota...」

Alyssa murmuró eso, y Hifumi la reprendió.

「No seas tonta, ¿Cómo podrías pensar en matar a alguien sin considerar ser asesinado?」

「Lo dice un hombre que fácilmente podría derrotar a cientos.」

「Un centenar no plantea ningún problema, pero yo también soy humano. También necesito descansar, y no soy capaz de luchar por muchas horas seguidas. Si no logro esquivar, aunque sea un solo golpe debido a la fatiga, moriré. No importa lo fuerte que seas, este hecho nunca cambia."

"Es por eso que matar es tan satisfactorio como vivir", dijo Hifumi.

Estas palabras se quedaron grabadas en la mente de Kasha: incluso este monstruoso ser humano considera la muerte.

Después del almuerzo, Hifumi observó la frontera con Alyssa, y llamó a tres hombres que estaban a punto de irse.

「Hey, ¿Podrían esperar un minuto?」

「O-oh, Vizconde-sama.」

El primero de los tres corpulentos hombres respondió al representante, Hifumi.

「Son espías de Vichy, ¿No?」

「N-no, somos simples comerciantes ambulantes...」

Secándose el sudor de la frente, el hombre respondió, pero Hifumi tomó su mano y señaló su palma.

「Los comerciantes no tienen manos como ésta. Deja ya las mentiras obvias. 」

La sonrisa en la cara del hombre desapareció, y su mirada bajo, estaba serio.

「Como era de esperar de la Fuerza Expedicionaria General, supongo. Te aplaudo. La verdad es que si soy un espía enviado por el Consejo Central de Vichy."

Este hombre ya estaba en la ciudad de Anarazel cuando fue capturada por la Fuerza Expedicionaria de Orsongrande, estaba lejos de la casa del representante y por eso evitó ser capturado. Entonces, fingió ser un comerciante y trató de unirse a los demás comerciantes en su regreso a la Central.

"Parece que estoy destinado a morir aquí. Estos dos hombres están trabajando para mí, pero los he contratado aquí - Ellos no saben nada de mi propósito. Te ruego que tengas misericordia. 」

「¿Qué estás haciendo hablándome como si fuera un maníaco homicida? No te detuve para matarte. Vas a Central, así que quería que llevaras algo por mí."

「Una entrega, ¿Dijo? ¿Debería... Debo entregarlo al Consejo? 」

Una vez que el espía vio el documento que Hifumi sacó, inmediatamente se dio cuenta de que estaba dirigido al gobierno de Vichy.

「Sí, así que después de que sepan lo que ha sucedido aquí, necesito que me den la respuesta a esta carta... Digamos en veinte días a partir de ahora. 」

Dado que para llegar desde aquí hasta Central se tarda siete días, Hifumi les dio tiempo suficiente.

"... Entendido. Tengo asuntos que informar a la Central, así que esto no será un problema. 」

"¿Tu nombre?"

「Vinu, su excelencia.」

「Escucha, Vinu, estos documentos son importantes. No vayas a dejar que un monstruo o algo así te mate. 」

"Entendido. Entregaré estos documentos sin falta."

Vinu hizo una reverencia, tomo la carta y se fue hacia Vichy.

「Hifumi-san, ¿Qué hay en esa carta?」

Alyssa, que hasta entonces estuvo observando silenciosamente, preguntó por curiosidad.

「... Cierto... Bueno, supongo que está bien. 」

Después de concluir que nada cambiaria incluso si ella lo supiera, Hifumi decidió decírselo.

「¿Sabes que hay un hombre que Origa y Kasha están buscando, Beirevura? Aparentemente es uno de los espías del Consejo de Vichy. Por lo que, en lugar de andar por todo Vichy en busca de él, estamos exigiendo que lo extraditen."

Hifumi sólo podía reír pensando que este documento tenía la firma de Imeraria en él. Ahora, Vichy simplemente podría culpar a Beirevura como la causa de la guerra, o mantenerse en silencio y enfrentar la condena como un país que alberga criminales. De una forma u otra, ellos estaban siendo presionados.

「De esa forma sus opciones son: sacrificar a Beirevura para calmar a Orsongrande o intentar hacer uso de la fuerza militar para forzarlos a retirarse.」

「Entonces, ¿Qué haremos mientras tanto?」

La respuesta no vendría hasta dentro de veinte días, por lo que tenían mucho tiempo. Hifumi decidió utilizar ese tiempo para recorrer cuidadosamente su territorio.

「Los refuerzos de Orsongrande vendrán pronto. Los dejaré cuidando el territorio capturado e iré a ver el resto de mi territorio. 」

「¿Debería ir?」

"Haz lo que desees."

Al día siguiente llegaron refuerzos a la frontera y, al reforzar el control del nuevo territorio, decidieron convertir la ciudad de Ródano en una base militar.
La Fuerza Expedicionaria, después de ser liberada de su deber, fue asignada a patrullar el territorio de Hifumi.

Ese día Hifumi reunió a sus tropas y anunció su regreso a Fukaroru.

「Tengo asuntos que reportar a la capital real, así que me iré.」

Pajou declaró, y Hifumi asintió con la cabeza.
Kasha, inquieta, hablo tímidamente.

「Umm... Si no es problema, también me gustaría volver a la capital...」

Origa permaneció en silencio, pero miró a Kasha con una fría mirada.

「¿Quieres dejar el ejército? ¿Has abandonado tu venganza? 」

Kasha aclaró su garganta y respondió a la pregunta de Hifumi.

「Gracias a los esfuerzos de Hifumi-san e Imeraria-sama, he recuperado mi libertad e incluso he matado a los soldados responsables... Así que ¿Cómo puedo decir esto? Creo que ya he obtenido mi venganza. Sinceramente, estoy cansada, quiero volver a mis despreocupados días de aventurera. 」

「Si eso es lo que deseas, entonces que así sea. Acompaña a la unidad hasta Fukaroru, y después siéntete libre de hacer lo que desees. 」

Hifumi dijo eso y miró a Origa. Había pensado que Origa quería lo mismo, pero ella permaneció en silencio.

"¿Está eso bien? ¿No estuvieron juntos desde siempre?"

Alyssa dijo eso, pero lo lamentó de inmediato, rezando para borrar lo que acababa de decir.

"Ni siquiera fue tanto. Simplemente las compré y utilicé; Nuestros objetivos simplemente se superponían. Eso es todo."

Mientras ellas mismas elijan sus caminos, eso no molestaría tanto a Hifumi, pero luego Origa dijo:

「¡Seguiré con Hifumi-sama! No importa cuánto sufrimiento este por venir, esta vida fue salvada por Hifumi-sama. ¡Lo seguiré hasta el final!"

"... Haz lo que desees"

"¡Sí lo haré!"

Al mirar esto, Pajou no podía entender por qué Kasha retrocedió ante esas palabras, así como lo hizo, pero claramente vio que la lealtad de Origa a Hifumi sólo se había afirmado.

Tal vez ella también sea peligrosa.
Podría convertirse en un segundo conjunto de ojos para Hifumi, y ayudarlo a detectar los peligros que se encuentren por delante. Tal vez debió haber eliminado a Origa primero.

Debido a que estaba sumida en sus pensamientos, cuando Pajou notó que la mirada de Hifumi se centró en ella ya era demasiado tarde.

"... ¿Qué pasa?"

"Pensar las cosas está bien, pero ten cuidado. Aquellos que piensan demasiado tienden a hacer las cosas más estúpidas."

"Ya veo. Lo tendré en cuenta."

El pulso de Pajou se aceleró al recibir su advertencia, ya que no sabía si había deducido sus pensamientos o no.



「Me pregunto si el país está tratando de matarme...」 (Sabnak)

Al llegar a Fukaroru después de unos días de viaje, se encontraron con el espíritu de Sabnak.

La gestión de los refuerzos para la Fuerza expedicionaria, el envío de los informes de Pajou, el manejo de los asuntos de Fukaroru y la negociación con las tropas, todos estos asuntos - ninguno de los cuales corresponde a un caballero - cayeron sobre los hombros del pobre Sabnak.

"De todos modos, me alegro de que ya hayas regresado, Hifumi-san. Finalmente puedo regresar a la capital. 」

Sabnak exclamo, riéndose mientras las lágrimas corrían por su rostro, pensando en que finalmente podría entregar la oficina y los asuntos del difunto Vizconde Haagenti a Hifumi. Todos los funcionarios y sirvientes de Haagenti fueron eliminados o escaparon, así que incluso vivir en la mansión fue un reto.

「¿Cómo están los esclavos que compré?」

「Se refiere a los funcionarios públicos... Ellos ya han llegado. Después de levantarse, han utilizado cada hora para estudiar la información que les dio. He supervisado brevemente sus progresos y debo admitir que superan mi propia educación."

Y despreocupadamente, sin darle importancia a la cuestión de si esa educación era incluso necesaria para ellos, Hifumi respondió con un "Eso es sólo lo básico."

「Si los esclavos están listos para hacerse cargo de los asuntos, siéntete libre de unirte a Pajou y a Kasha en su regreso a la capital. Si hay soldados que quieran acompañarlos, por favor, llévalos contigo. 」

"Entendido."

En resumen, los asuntos principales fueron estos: La situación económica se estaba estabilizando rápidamente, y los representantes de las diferentes facciones se abstuvieron de realizar cualquier acción importante, además, se sustituyeron algunos estadistas y se creó una lista de los comerciantes que entran y salen del territorio.

「¿No eres más apto para este tipo de trabajo que para el de un caballero?」

"Por favor, no diga eso. Soy un caballero. Y después de regresar a la capital tengo la intención de descansar durante un tiempo. No es natural que una persona pase tantas noches en vela."

En el pasado, cuando el representante ha sido cambiado, normalmente éste toma el control de su territorio inmediatamente; Pero nunca antes ha habido uno como Hifumi que inmediatamente se va en una expedición.

「Sobre eso... Supongo que lo sabes... Pero has oído hablar de la ciudad que encontramos destruida en Vichy, ¿Verdad? 」

「Sí, la información sobre ese asunto y la posibilidad de que se haya usado el mismo objeto mágico ya se conoce aquí.」

「Bueno, sobre eso... te han asignado a investigar ese caso. 」

「¡¿Uehh?!」

「Eso es lo que el capitán de los refuerzos me pidió que te dijera; Al menos la investigación de objetos mágicos se ajusta al trabajo de caballero.」

Hifumi dijo eso mientras sonreía y bebía su té. El té fue preparado por una sirvienta adecuada, por lo que incluso Hifumi pudo relajarse.
Al sentirse como si hubiera sido demasiado influenciado por este mundo, Hifumi colocó su taza y suspiró.


「¡¿¡N-no pueden dejárselo a Pajou-senpai?!」

Su sueño de pasar unas merecidas vacaciones se alejaba cada vez más, Sabnak estaba en estado de pánico; Sin embargo, Hifumi se quedó mirando al techo.

「Pajou, eh... Ya sabes cómo es, probablemente esté ocupada trabajando para la reina. 」

El techo era de madera y tenía decoraciones talladas con las figuras de dragones y de Fénix. Estos seres también existen en este mundo.

「Por amor a Imeraria-sama, ¿Que estás diciendo?」

Sabnak giro la cabeza y se encontró con la sonrisa de Hifumi.

"Sí, y apuesto que se trata de un gran trabajo. Ahora bien, ¿Qué tal si me encuentro con los esclavos? Estarán ocupados de ahora en adelante."

"¿Huh? Ah, entendido."

Hifumi se dirigió hacia la puerta, pero luego se detuvo.

「Por cierto, ¿Cuántos soldados tiene Orsongrande?」

「¿Soldados? Los leales a la corona son alrededor de 10.000, y bajo el control de los demás nobles puede haber hasta más de 30.000."

"Hmm~"

"Oh, y actualmente hay tres mil soldados asignados en Horant. ¿Por qué preguntas?"

Sabnak respondió como si tratara de evitar cualquier pedido de tropas adicionales. Pero no es por eso que Hifumi preguntó.

「No aumentaremos nuestras tropas. Si hay más gente, es más fácil tropezar. "Si conoces al enemigo y también a ti mismo, no debes temer al resultado de cien batallas"」

"... ¿A qué te refieres?"

"Ya verás."

Sin darse la vuelta para mirar a Sabnak, Hifumi salió de la habitación.



Anterior    | Indice |    Siguiente

1 comentario:

  1. Uh... Yo... No me esperaba que se fuera... Y que esa chica se volviera así además... Me preguntó si realmente cambio su mentalidad y solo sigue pensando que es por el bien de su venganza o... Tal vez siempre fue así...

    ResponderEliminar

Escribe tu opinion, sugerencia o queja del contenido para ayudarme a mejorar en las proximas publicaciones.