miércoles, 25 de abril de 2018

Summoned Slaughterer. Capítulo 70

Patrocinado por:
Luis Minaya

Autor: Ido Masayoshi
Traductor ingles: Infinite Novel Translations
Traductor español: Errdex

Corriendo con el demonio

『¡Maldición! ¿¡Por qué aparece un monstruo tan fuerte cerca de la carretera!? 』

El aventurero apenas pudo defenderse con su espada, del monstruo parecido a un tigre que medía 2 metros de altura, y atacaba con sus afiladas garras. Su espada larga ya estaba desgastada y astillada en varios lugares y a su armadura de cuero le había sido arrancaba la parte de los hombros y los brazos.

『¡Debería ser seguro en el trayecto de la carretera! 』

Ellos, que reaccionaron con retraso y permitieron negligentemente que los tomaran por sorpresa, no pudieron lidiar con el único monstruo atacante y habían sido forzados a mantener un enfrentamiento defensivo.

『¡Por ahora escapemos! ¡No podemos hacernos cargo de este oponente! 』

Una mujer aventurera, que estaba en un lugar ligeramente alejado sosteniendo su varita mágica, gritó al otro miembro de su equipo.
Vistiendo su túnica llena de barro debido a la caída que sufrió por la confusión y a la sorpresa, la aventurera mostraba una expresión de fatiga al haber lanzado magia de tierra muchas veces.

『¡Ponte de pie y huye! ¿¡Qué estás haciendo!? 』

No importa cómo lo pensaran, ese monstruo era rápido y tenía bastante resistencia.

『Lo distraeré de nuevo, mientras tanto… 』

『Si vas a hacerlo, ¡Hazlo rapido! 』

Incluso mientras hablaban, el hombre que actuaba como vanguardia se estaba lesionando continuamente.

『... ¡Estallido, ábrete tierra! 』

Probablemente porque el canto fue hecho con prisa, el monstruo solo fue afectado por una pequeña cantidad de tierra, pero afortunadamente la tierra golpeó los ojos del monstruo tal y como estaba planeado.

『¡Gyaaa! 』

Habiendo perdido la vista, el monstruo agito la cabeza en agonía.
La pareja de aventureros, que después de ver el estado del monstruo consideraron que esta era su oportunidad, corrieron hacia la carretera uno al lado del otro.
Una vez que llegaron a la carretera después de huir desesperadamente y vieron a otros aventureros y carros de mercaderes, se sintieron aliviados de que el monstruo no los había perseguido.

『*pants* ... no puedo correr más... 』

La aventurera, respirando pesadamente, se aferró a su varita.
Con preocupación miró el rostro del aventurero, cuya respiración se había calmado hasta cierto punto, sentado a su lado.

『... ¿Qué pasa? 』

『Cuando el monstruo comenzó a agitarse, vi algo raro. 』

『¿Algo raro? 』

Cogiendo una rama, dibujó en el suelo un círculo con un triángulo en el centro.

『Se veía así... probablemente era alguna herramienta mágica. 』

『Un monstruo no debería tener algo como una herramienta mágica, ¿no es así? 』

Rompiendo la rama, el aventurero miró en dirección a la mujer.

『Está bien. En otras palabras, eso significa que alguien la puso en el monstruo. Es la primera vez que escucho sobre un monstruo tan grande apareciendo en esta área... 』

Ambos se miraron, y después de descansar un poco se levantaron.

『Denunciemos esto al gremio. Creo que este es un gran problema. 』

『Bien, estoy de acuerdo. 』

En ese momento, una pequeña y solitaria chica se paró en frente de los dos, que intentaban alejarse.
Al verla un poco esta parecía ser una maga, ya que estaba usando una túnica, aunque no tenía una varita mágica.

『No es necesario contactar al gremio. 』

No mostraba ninguna expresión, sin embargo, se pudo ver después de que se quitara la capucha que esta tenía una apariencia adorable. Pero ella no hacía nada más que observar a los aventureros con sus pupilas verdes sin cambiar expresión.

『… ¿Quién eres tú? 』

Desenfundando su espada, que tenía la hoja llena de grietas, el aventurero se preparó para proteger a su compañera.

『Mi nombre es Origa. 』 (Origa)

Haciendo una reverencia cortés, Origa miro directamente a los ojos del aventurero.

『Para ser sincera, no pensé que terminarías descubriendo la herramienta mágica tan fácilmente. Es absolutamente necesario hacerlo mejor con el próximo. Además, estaba fuera de mis cálculos que pudieras usar la espada mejor de lo que esperaba. 』 (Origa)

『Pero, después de todo, ni siquiera podrías llegarle a los pies a mi maestro. 』, agrego.

『¡¿¡¡T-Tú has provocado que ese monstruo enloqueciera!!?! 』

『Simplemente estuve cerca cuando sucedió. Nada más que eso. Tenía la intención de dejar que los matara, pero terminé perdiendo el tiempo innecesariamente gracias a ti. 』 (Origa)

Al abrir el abanico de hierro con un sonido de sploosh, ella oculto su boca con él y entrecerró sus ojos.

『¡Uoo! 』

El aventurero, que la consideró un enemigo debido a sus palabras, balanceo su espada inmediatamente ya que ella era simplemente una maga sin varita mágica.
Sin embargo, Origa realizo ágilmente de 2 a 3 cortes con el abanico de hierro.

『Es inútil, ¿sabes? Aunque estás moviendo tu espada, tus caderas no tienen estabilidad. Cada vez que la mueves tu postura esta desequilibrada. Es algo que le advertí frecuentemente a una amiga cercana. 』 (Origa)

Mientras decía esto, Origa golpeo fuertemente la nariz del aventurero.
El aventurero, que retrocedió temporalmente debido al dolor y la conmoción, apretó los dientes mientras la sangre le corría por la nariz.

『De alguna manera puedo darme cuenta, ¿pero esa es un arma después de todo? Pensé que eras una maga, pero te juzgué mal... 』

『No estas equivocado. Soy una maga. 』(Origa)

Pasando el abanico de hierro a su mano izquierda, Origa extiende su mano derecha hacia el frente.

『¡! ¡Cuidado! 』

El hombre, que instintivamente percibió el peligro, cubrió a la mujer dándole la espalda a Origa.
Pero en el instante siguiente, la espalda del hombre fue cortada profundamente. Por lo que el cayó al suelo creando un charco de sangre.

『¿Eh? 』

Frente a la mujer, que ni siquiera podía reaccionar inmediatamente, el abanico de hierro se balanceó cuando finalmente había logrado percibirlo.

『Demasiado lenta. 』

La cabeza de la mujer cayó ante los ojos del hombre, que apenas estaba consciente. Su expresión mostraba que no había entendido lo que había pasado.

『Joder... por qué... 』

Una vez que se aseguró de que estas fueran las últimas palabras del hombre, Origa inspeccionó los alrededores.
Los soldados territoriales de Fukaroru se están reuniendo rápidamente cerca de ella.

『¿Hay algún testigo? 』

『No quedan más. Los hemos eliminados a todos. 』

『Entonces ve al lugar en donde pusimos a dormir al monstruo y elimínalo también. Es un problema si se puede ver desde afuera. La próxima vez abre el pecho y entiérralo profundamente dentro. 』(Origa)

Una vez que habían tirado el cadáver de los aventureros en un lugar lleno de vegetación cerca de la carretera, Origa les ordeno a los soldados que abandonaran la carretera.

『Hifumi-sama... Te mostraré que definitivamente puedo lograr esta tarea... 』 (Origa)

Su murmullo desapareció debido al sonido de la maleza siendo apartada, por lo que nadie pudo escucharlo.


Solo a un limitado número de personas dentro del castillo, a las órdenes de caballeros y una parte de los funcionarios civiles, se les informó acerca de la coronación de la princesa.

Se hizo así con el propósito de poder cambiar los arreglos dependiendo del resultado obtenido en las negociaciones con Hifumi.

『Entonces, ¿Ya que el informe de mi victoria se llevara a cabo al mismo tiempo que la coronación, tendré que proteger a Imeraria? 』 (Hifumi)

Hifumi, quien finalmente llegó a la capital, se dirigió al castillo real después de haber sido llamado por un soldado.
Las dos personas que recibieron a Hifumi fueron el primer ministro Adel y Sabnak, quien ahora era el capitán de la Guardia real.
En estos momentos, Hifumi estaba observando la expresión tensa que ambos tenían mientras se relajaba en el sofá y bebía té negro.

『Quiero volver a casa lo más pronto posible ya que todavía tengo cosas por hacer… 』 (Hifumi)

『No es como que de verdad haya querido ganar la guerra, ya que solo mataba a mi gusto sin preocuparme por la victoria o cualquier otra cosa. 』, dijo Hifumi.

『Además, si lo que escuche es cierto, entonces ya has reorganizado las ordenes de caballeros por lo que probablemente no quede ninguna facción opuesta, así que ¿De verdad es necesario que la proteja? 』(Hifumi)

『Todavía queda algo de oposición. Pudimos erradicarla hasta cierto punto, pero... 』(Sabnak)

Sabnak respondió apresuradamente, pero se detuvo una vez que sintió la fuerte mirada de Hifumi.

『No busques ayuda de otras personas para problemas de este tipo. Creo lo más natural es utilizar primero tus propias habilidades y estrategias. 』(Hifumi)

『Uu... 』 (Sabnak)

Honestamente, ya que no hemos sido capaces de reemplazar la cantidad de caballeros que perdimos durante los enfrentamientos con él y la guerra con Horant, quiero que el responsable de eso, Hifumi, se haga cargo. Pero, aun así, que nuestros caballeros hayan disminuido es mayormente debido a nuestros propios errores, Sabnak entendía eso.

Aunque él probablemente lo entienda si se lo solicito con una buena razón, el problema es que la única que se me ocurre probablemente no sea de su agrado.

Cuando le lanzo una mirada fugas al primer ministro que estaba sentado a su lado, le resulto evidente que él estaba planeando dejarlo a cargo de toda la situación. Y aunque de alguna manera entendía el objetivo detrás de eso, Sabnak no quería saber nada más.

『Aunque sería diferente si se interpusieran en mi camino, no quieras hacer las cosas más convenientes para ti haciéndome tratar con tus enemigos. 』 (Hifumi)

『No tenía ninguna intención de hacer eso, pero... 』 (Sabnak)

Mientras Sabnak escogía cuidadosamente sus siguientes palabras, el capitán de la Orden de caballeros, Lotomago, toco la puerta y entro en la habitación.
Después de asentir ligeramente hacia el primer ministro y Sabnak, él se dirigió hacia Hifumi y se inclinó profundamente.

『Soy el antiguo capitán del disuelto Tercer cuerpo de caballeros y actual capitán de la nueva Orden de caballeros, Lotomago. Se me informo que Hifumi-dono estaba de visita en el castillo y vine para extender mi más sincero saludo. 』 (Lotomago)

Manteniéndose en silencio, Hifumi acepto el pedido de Lotomago, que quería hacer presencia en la reunión, asintiendo.

『Muchas gracias. 』 (Lotomago)

Lotomago, quien hizo que Sabnak le cediera el asiento directamente frente a Hifumi, hizo contacto visual con Hifumi inmediatamente.

『En primer lugar, Pajou, que era mi subordinada, y, aunque bajo otra dirección, los antiguos cuerpos de caballeros le causaron problemas. Como alguien a cargo de administrar las órdenes de caballeros de este país, deseo expresar mis disculpas. 』 (Lotomago)

『Las disculpas no son necesarias. Todos ellos compensaron sus errores con sus vidas. Está bien así. 』(Hifumi)

Lotomago inclinó la cabeza dos veces debido a las palabras de Hifumi.

『Y, siendo consciente de mi rudeza, quisiera hacerle una sola petición. 』 (Lotomago)

『Si se trata del asunto de la protección, ¿No acabo de rechazarlo ya? 』 (Hifumi)

Cuando recibió la mirada de Hifumi, Sabnak bajo la suya.

『No espero que Hifumi-dono actúe personalmente como guardia. Después de todo, ese es el trabajo de nuestros caballeros y soldados. 』 (Lotomago)

Al escuchar las palabras de Lotomago, Sabnak se encogió aún más. Y el primer ministro torpemente dirigió su vista hacia otro lado.

『Estamos en deuda con Hifumi-dono por el incidente en Münster. Sin embargo, una persona llamada Vaiya, que anteriormente estaba afiliada al Segundo cuerpo de caballeros y que ahora ha alcanzado un rango muy alto como vice capitán de la Guardia real... Después de regresar a la capital acompañando a los soldados territoriales de Fukaroru, me contó una gran historia. 』(Lotomago)

Antes de continuar, Lotomago tomo un sorbo del té negro que fue traído por una sirvienta.

『Me dijo que, siguiendo la orientación de Hifumi-dono, los soldados de Fukaroru habían adoptado unos regímenes de entrenamiento y técnicas de batalla únicos, y que el resultado de eso contribuyo a la exitosa batalla defensiva de Aroseru. 』 (Lotomago)

『Hee... 』 (Hifumi)

Hifumi, quien hasta el momento mostraba una expresión severa que incluso podría ser interpretada como enfado, se rio felizmente después de escuchar esa historia.

『Vaiya, ¿eh? Lo recuerdo. Consideré que tenía un buen juicio, pero parece que también tiene buenos ojos. 』 (Hifumi)

『Por lo tanto, mientras nosotros nos hacemos cargo de la protección del castillo, quiero pedirle a Hifumi-dono que guíe el entrenamiento de nuestras órdenes de caballeros y soldados, así que ¿Qué piensa de ello? En realidad, hemos enviado a Vaiya hasta el territorio de Hifumi-dono para entregar formalmente nuestra solicitud de entrenamiento. 』(Lotomago)

『Además, esta solicitud también es de Sabnak. 』, dijo Lotomago, que se inclinó formalmente junto a Sabnak y al primer ministro.

『... Supongo que está bien. Si es una semana, haré tiempo. No me importa si también participan en el entrenamiento en mi territorio. Desde el principio les dije que era decisión de ustedes hacerlo. 』 (Hifumi)

Sabnak levantó su cabeza rápidamente con una gran sonrisa.

『¡M-Muchas gracias! 』 (Sabnak)

『Sin embargo, tendrán que aceptar las condiciones que les diré ahora…』 (Hifumi)

Después de decir eso, dio sus condiciones:
- Todos obedecerán las ordenes de Hifumi. Además, las personas que las desafíen serán eliminadas.

- La dirección de las obras de construcción dentro del castillo serán dejadas a su cargo.
- 30 soldados territoriales serán llamados a la capital, por lo que tendrán que prepararles alojamiento.

『Eliminar a las personas que desafíen tus ordenes... 』 (Adel)

Cuando el primer ministro expresó su preocupación, Hifumi rio con indiferencia.

『No te preocupes, no iré tan lejos como para matarlos si no intentan oponérseme directamente. 』 (Hifumi)

『Entonces no hay problema. 』 (Lotomago)

Lotomago dijo claramente.

『C-Capitán... 』 (Sabnak)

『Ya no soy tu capitán. Acostúmbrate a ello. 』 (Lotomago)

『Lo siento... 』 (Sabnak)

Lotomago se sentó de nuevo.

『He escuchado sobre eso de Vaiya. Al parecer le das importancia a la cooperación en el movimiento de las tropas. Si hay alguien ocultando su descontento, pasarán por una experiencia amarga. Si aun después de eso se convierten en un obstáculo, creo que deben eliminarse rápidamente. 』(Lotomago)

『Ya que proteger a Su Majestad la Reina y defender el castillo no es un juego. 』, dijo Lotomago.

『Bien, comencemos desde mañana. Reúne a los solicitantes dentro del castillo y sus alrededores. Además, llama a los carpinteros por la tarde. 』 (Hifumi)

『Por favor cuídanos. 』 (Sabnak)

Mientras se inclinaba una vez más, Sabnak se deprimió ya que él también tendría que ayudar.


En las manos de Vaiya, que había llegado al sitio en donde se encontraba Kaimu, estaban el shuriken y el kusarigama que le había prestado Pruflas.

『Kaimu-dono, sería una gran ayuda, si pudieras dedicar algo de tiempo para mí, sin embargo... 』 (Vaiya)

Vaiya, que tan solo con unos días de estancia aquí ya sabía sobre cuan ocupados se mantenían los esclavos oficiales civiles, llamó tímidamente a Kaimu.
Kaimu, mirándolo en silencio, le dio todos los documentos que tenía en sus manos a Doelgar, quien casualmente estaba preparando algunos documentos oficiales en la habitación.

『¿¡H-Hey!? 』 (Doelgar)

『Hazte cargo de esto por favor. 』 (Kaimu)

Dado que incluso Doelgar sabía que un esclavo no podía rechazar la solicitud de un caballero, que se trataba de un noble, sin ninguna otra opción decidió tomar los documentos.
Después de esto, sin cambiar su expresión, Kaimu se dirigió a Vaiya una vez más.

『Entonces, ¿Qué necesita de mí? 』 (Kaimu)

『A-Ah. ¿Qué es esto...? 』(Vaiya)

Kaimu asintió cuando Vaiya le mostro el Shuriken y el Kusarigama.

『Es una réplica de las armas usadas por Señor-sama y Origa-sama. Esas armas se llaman kusarigama y shuriken. No estoy muy bien informado sobre ellas, pero he escuchado que estas son armas raras que ni siquiera encontrarás en países extranjeros. 』 (Kaimu)

『Pruflas-dono me ha dicho que Kaimu-dono es hábil con estas armas. Y ya que quiero incorporar estas armas en el armamento de la orden de caballeros, si es posible, me gustaría recibir la guía de Kaimu-dono. 』(Vaiya)

『Está bien. 』 (Kaimu)

No solo Vaiya se sorprendió por la respuesta inmediata de Kaimu, sino que incluso Doelgar, que lo escuchó involuntariamente, lo hizo.

『¡P-Por favor espera un momento! ¡El trabajo no podrá continuar si desapareces! 』(Doelgar)

『Señor-sama... 』 (Kaimu)

Alzando su mano derecha para controlar a Doelgar, Kaimu dice con calma:

『... quiere promover activamente las habilidades de administración y las técnicas de combate de este territorio. Nuestra implementación descentralizada (Nota ERDX: Traspaso de competencias y servicios de la Administración central a corporaciones locales o regionales) se ha incluido también dentro de este plan. Sería preocupante si las tareas se retrasan solo porque no estoy aquí. Además, no es como si fuera a estar todo el día en eso. 』 (Kaimu)

『Por supuesto. Si puedes ayudarme durante 2 o 3 días, serás de gran ayuda. 』 (Vaiya)

『Entonces, llevaremos a cabo la sesión de entrenamiento por las mañanas. Encontraré un buen lugar. Además, hare que Pruflas prepare varias armas. 』(Kaimu)

Vaiya, con una gran sonrisa, estrechó la mano de Kaimu debido a las condiciones inesperadamente favorables que se le habían dado, sin embargo, Doelgar se preguntaba con ojos llorosos si su lugar de trabajo, que finalmente se había calmado, se había vuelto cosa del pasado.

『Doelgar, por favor explícale esto a los otros funcionarios civiles mañana por la mañana. 』 (Kaimu)

『... Entendido. 』 (Doelgar)

No puedo encontrar ninguna forma para evitar el futuro 『 ¿Por qué no lo detuviste? 』 de las oficiales femeninas. Ya que incluso en circunstancias normales Miyukare se mantiene malhumorada, por lo que no hay duda de que mañana por la mañana esto será un gran desastre.

En lugar de esto, prefiero hacer cualquier otro trabajo
, pensó Doelgar con una expresión sombría mientras tenía su vista puesta en los documentos.




Anterior    | Indice |    Siguiente

1 comentario:

Escribe tu opinion, sugerencia o queja del contenido para ayudarme a mejorar en las proximas publicaciones.