jueves, 22 de marzo de 2018

Summoned Slaughterer. Capítulo 66


Autor: Ido Masayoshi
Traductor ingles: Infinite Novels Translations
Traductor español: Errdex

¿Quien eres?


Tanto el rey como Yugu no podían estar más que sorprendidos ante la repentina llegada de Hifumi. Belldore, que en este punto ya debería haber gobernado el lugar según lo planeado, se había desmayado y ni siquiera se movía. El soldado mejorado, que había acabado con los objetivos enemigos que le fueron asignados, estaba esperando una nueva orden y ni siquiera se estremeció.

『Ya empezaron, ¿eh? 』 (Hifumi)

Mostrándose preocupado y diciendo 『Llego tarde, ¿eh? 』, Hifumi examino el interior del salón.
Mientras miraba el montón de cadáveres dispersos por toda la zona, sin sorprenderse ni un poco, Hifumi confirmo que aún quedaban algunas personas con vida.

『Tú eres... no puede ser... 』 (Yugu)

Yugu, que conocía la apariencia general de Hifumi, sacudió la cabeza sin poder creer que él estuviera allí.

『De acuerdo, ya que me conoces, quiere decir que eres la mente maestra de este plan, ¿no? 』 (Hifumi)

Mientras decía 『Entonces, ¿Tu eres el rey de este país? 』 Hifumi dirigió su vista al rey de Horant, Suprangel.
Era una simple mirada que no contenía malicia alguna.

『¿Eres, el héroe de Orsongrande...? 』 (Suprangel)

Cuando Hifumi siguió avanzando dentro del lugar, sin poner atención a las palabras del rey, Yugu le gritó al soldado mejorado,

『¿Cómo llegaste hasta aquí teniendo a todos los soldados del castillo como enemigos...? ¡De cualquier forma, soldado mejorado! ¡Mátalo! 』(Yugu)

『Al fin se moverá, ¿eh? 』 (Hifumi)

El soldado mejorado, moviéndose inmediatamente, corrió hacia Hifumi mientras sostenía la gran espada sobre su cabeza.

『¿Uuh-ohh? 』 (Hifumi)

Mientras dejaba salir una voz de sorpresa, debido al inesperado largo alcance de la gran espada y al movimiento, que se había vuelto más rápido en comparación con antes, Hifumi dio medio paso y salto hacia el pecho del soldado mejorado.
En cuanto se escuchó el sonido del impacto de la gran espada contra el suelo, el mango de la katana de Hifumi rompió la armadura, incluyendo la herramienta mágica que estaba en su pecho, provocando que el soldado mejorado se derrumbara.

『Supongo que sucederá si conoces su punto débil. Además de eso, está el hecho de que no son capaces de pensar. 』(Hifumi)

Hifumi, quien sacudió la cabeza suspirando, se deslizó entre los brazos de otro soldado enemigo, que estaba a punto de golpearlo con la espada que sostenía, evitándolo así.
A diferencia de Hifumi, que no se movía ni un poco mientras arreglaba su postura, el soldado mejorado, que fue golpeado fuertemente en el pecho por el hombro de Hifumi, fue enviado volando deteniéndose finalmente al impactar contra la pared.

Hifumi, que estaba siendo atacado por otros dos soldados mejorados, era observado por Yugu con una expresión de terror. El rey de Horant, que estaba parado junto a él, no hacía más que observar la escena con gran interés.
En ese momento, otro de los sobrevivientes volvió en sí.

『Gu... 』 (Belldore)

Belldore, incapaz de moverse debido al dolor de cabeza, gimió un rato permaneciendo en el suelo, pero durante ese tiempo fue capaz de comprender lo que estaba sucediendo a su alrededor.

(Ese hombre es...) (Belldore)
Incluso ahora los soldados mejorados estaban siendo asesinados fácilmente dentro de su campo visual teñido de sangre.

Mientras yo, el nieto real, me estoy arrastrando por el suelo manchado de sangre, ese hombre está logrando una victoria extremadamente fácil.

Todavía quedaban dos soldados mejorados, sin embargo, uno de ellos fue cortado horizontalmente en su pecho, sus entrañas fueron esparcidas y cayó al suelo.

Utilizando esos cuerpos experimentales, ahora debería estar siendo coronado magníficamente frente a los ciudadanos, mientras pensaba en esto, Belldore miró al trono forzando a su cuerpo a moverse y vio la figura de Yugu, que estaba tirado en el suelo sin poder levantarse por miedo, y al rey, que por alguna razón mostraba una expresión tranquila y aún gozaba de buena salud.

『No puede ser... 』 (Belldore)

Belldore, dominado por el odio, agarró su espada con su mano derecha aún entumecida y la herramienta mágica que tenía atada en su cintura.

『Voy a... romper todo... 』 (Belldore)

En el momento en miro a Belldore, Yugu supo lo que tenía en sus manos.

『¡Belldore-sama! ¡Si usa eso...! 』(Yugu)

Antes de que terminara de hablar, la herramienta mágica ya estaba incrustada en el pecho de Belldore volviendo inútiles las palabras de Yugu.
Estando en medio de la batalla, al ver esto con una mirada fugaz, Hifumi mostro una sonrisa tranquila.


Aunque Hifumi irrumpió rápidamente en la sala de audiencias, entrando al castillo sin detenerse, los soldados de afuera del castillo no podían evitar enfrentarse a otro problema antes de poder ir como refuerzos.

『¡Se fueron por allá! 』 (Soldado)

『¡No los dejes llegar la ciudad! ¡Deshazte de ellos aquí! 』(Soldado)

Los soldados, siguiendo las órdenes de los magos, estaban persiguiendo a los cuerpos experimentales que habían escapado.
Por supuesto, en realidad ellos no escaparon solos, sino que Origa liberó a 4 de ellos cerca del castillo para causar disturbios.
Los cuerpos experimentales, que fueron descubiertos cerca del castillo, ya habían matado a varios residentes, pero no podían pasarlos por alto, ya que por alguna razón poseían armas.
El soldado que los descubrió, inmediatamente pidió refuerzos, pero a pesar de que llegaron más soldados, no han sido capaces de capturarlos o matarlos. Poco a poco estaban apareciendo víctimas entre la población y los soldados.
A pesar de que fueron solicitados como apoyo debido a la anormalidad del castillo, no les habían llegado más noticias sobre la situación.

『¡Tsk! ¡¿Cómo se liberaron de sus restricciones?! 』(Mago)

Mientras se quejaba irritadamente, el mago llegó al instituto de investigación.

『Si no controlo al resto del grupo... 』 (Mago)

『No hay necesidad de eso. 』 (Origa)

El mago, que entró por la puerta abierta, fue detenido rápidamente por Origa que apunto su daga hacia él.

『Que... 』 (Mago)

『Finalmente llegaste, ¿eh? Me estaba cansando de esperar. 』 (Origa)

Mientras Origa decía eso, los soldados de Fukaroru cerraron rápidamente la puerta y se pusieron en espera, mirando hacia el exterior a través de un pequeño espacio abierto.

『Creo que es más rápido preguntarle a alguien que buscar en todo el instituto. 』 (Origa)

Mientras mostraba una hermosa sonrisa, Origa presiono ligeramente la daga contra la garganta del mago.

『Ya que no pudimos encontrar las herramientas mágicas que utilizaron en ellos, me gustaría que nos ayudes diciéndonos la ubicación. 』 (Origa)

Mientras decía eso, Origa apunto a uno de los cuerpos experimentales que colgaban de las cadenas que los restringen.

『E-Eso es... 』 (Mago)

De repente, el mago sintió que su oreja izquierda se calentaba, cuando finalmente escucho un sonido sordo, su oreja ya había caído al suelo.

『¡U-Ugyaaaa! 』 (Mago)

『¡Silencio! 』 (Origa)

Balanceando la daga para castigarlo más, Origa le corto la punta de la nariz.

『Bueeeee... 』 (Mago)

『Solo tienes que responder lo que te pregunte. 』 (Origa)

Sin poder pensar en nada más que en alejarse lo más rápido posible, el mago le dijo apresuradamente la ubicación del almacén de las herramientas mágicas. En cuanto terminó de hablar este se agacho, intentando reprimir la sangre que fluía con ambas manos.

『Ya veo. Muchas gracias por informarme en detalle. 』(Origa)

Después de balancear su daga hacia el cuello del mago, Origa limpio la sangre con un papel que sacó de su bolsillo, como si fuera algo sin importancia.

『Bueno, entonces, escucharon lo que acaba de decir, ¿cierto? 』 (Origa)

Los soldados de Fukaroru, que recibieron su mirada, asintieron asustados.

『No sirve de nada seguir aquí por más tiempo, terminemos de liberar los cuerpos experimentales restantes y enviémoslos hacia el castillo y la ciudad. 』 (Origa)

Y así todos los miembros del personal que estaban en el instituto de investigación fueron asesinados por el grupo de Origa y los cuerpos experimentales fuera de control fueron liberados hacia el castillo.

『Bueno, entonces, sigamos con lo planeado. 』 (Origa)

En menos de 30 minutos, el grupo de Origa abandono la ciudad capital, Adolamelk.


『¡Guuoooooooo! 』 (Belldore)

Cuando Hifumi vio a Belldore desmayarse de agonía, desvió la espada del último soldado mejorado y lo mato cortando su arteria carótida con la katana.
Durante ese tiempo, Belldore, que ahora tenía una gran cabeza y sus músculos de todo el cuerpo habían crecido asombrosamente, se levantó lentamente.
Ya no se podía ver cordura en sus ojos. Sus vasos sanguíneos sobresalian en la superficie de su rostro, e incluso llego al punto en que todos sus dientes crecieron tomando forma de colmillos.

『¿Qué demonios es eso...? 』 (Suprangel)

『Es la magia que hemos comenzado a desarrollar recientemente. Al inducir una transformación se puede lograr un efecto de fortalecimiento del cuerpo a un nivel muy superior, pero el objetivo pierde su mente a cambio del poder explosivo y fuerza física anormal... 』(Yugu)

Yugu, aun en la misma posición que antes, respondió a la pregunta del rey. Esa herramienta originalmente fue traída con la intención de usarla en alguien, si la situación lo requería, para así poder escapar durante el caos resultante.

『¿Cayó en la desesperación cuando los soldados mejorados fueron aniquilados? No esperaba que la usara en sí mismo. 』 (Yugu)

『Ya incluso dejaste de ser humano, ¿eh...? Belldore... 』(Suprangel)

Frente al rey que estaba lamentándose, Belldore se convirtió en un gigante de 4 metros de altura mientras dejaba salir unos gemidos. Moviendo su puño que había crecido hasta ser del tamaño de un brazo.
No apunto a nadie más que Hifumi.
Mientras evitaba los fragmentos del suelo que salieron volando por el impacto, Hifumi dio un gran salto y se dio la vuelta.

『Prácticamente es un gran monstruo. Ahora que ha llegado a esto, supongo que las técnicas que se usan contra las personas no lo cortarán. 』 (Hifumi)

Al arrojar el kodachi bruscamente, este se incrusto en la pierna de Belldore como si estuviera siendo succionado. Pero Belldore no dejo de moverse, y mucho menos mostro alguna reacción.

『Parece que él ni siquiera siente dolor, ¡¿eh ?! 』 (Hifumi)

Hifumi giro lateralmente para evitar ser aplastado por el siguiente puño que se acercaba.
Incluso durante ese tiempo, mantuvo sus ojos abiertos mirando el estado de los músculos aumentados, su físico y sus movimientos.
Después de eso, Belldore arrojó hacia Hifumi las grandes espadas, esparcidas por el pasillo, una tras otra.
Siendo lanzadas con esa absurda fuerza, cada una de ellas atravesaron la pared y el suelo de piedra hasta la empuñadura.

『Eso ya es un arma. 』 (Hifumi)

Mientras sonreía con ironía, Hifumi intentó repeler a una de ellas con su katana, pero como se esperaba de esa velocidad y peso, lo máximo que pudo hacer fue desviar su curso.

『¿Qué-estás-haciendo... acaso, estas... asustado? 』 (Belldore)

Aunque dejo salir esos gemidos, algunas palabras rotas fueron audibles.

『No.』 (Hifumi)

Aunque Belldore comenzó a lanzar los cadáveres de los soldados mejorados, Hifumi, que ya se había acostumbrado a esa velocidad, los evadió fácilmente.

『Qué agradable. 』 (Hifumi)

Sonriendo ampliamente, Hifumi tomo su katana, que anteriormente sostenía solamente con su mano derecha, con ambas manos y se coloco en una posición seigan firme.

『Es lamentable ya que quería usarlo en un enfrentamiento de técnicas contra un humano, pero creo que esto también está bien. Si se trata de la fuerza de un monstruo, estará bien. 』(Hifumi)

『Guuuuuuuuu... 』 (Belldore)

Mientras gritaba ferozmente, Belldore empujo su mano derecha con fuerza, frente a Hifumi, quien no dudaba en mantener su firme postura.

『¡Ugaaaaaaa! 』 (Belldore)

Mientras enfrentaba el golpe directo de ese puño, Hifumi no mostro ninguna intención de evitarlo.

(Es completamente parecido a las bolas de hierro utilizadas para desmantelar edificios.) (Hifumi)

Incluso mientras pensaba en cosas sin sentido como esa, estaba concentrado en recordar esa tensión para poder determinar el camino que debería seguir la "habilidad de finta" que había aprendido antes.
A pesar de que esta era aún más irreal que la técnica de derribar las flechas disparadas que utilizo en los barrios bajos, pudo probarla unas cuantas veces. Era parecido a tener dos espadas deslizándose una contra la otra desviando sus puntas hacia arriba a la hora de colisionar entre ellas. Belldore estaba reproduciendo un movimiento similar con su puño.

(Si comparo la situación, es incluso más fácil ya que el objetivo es muy grande.) (Hifumi)

Persuadiéndose a sí mismo, Hifumi decidió apuntar a la segunda articulación del dedo medio del puño.
Durante la observación anterior se había dado cuenta de que el movimiento de las articulaciones de Belldore no era diferente al de los humanos normales. Una vez que determino que ese era el caso, estimó que podia usar un movimiento de roce con la katana.
La larga consideración ocurrió en un momento y luego experimentó un sonido metálico al momento del choque.
Golpeando el hueso con la katana, el puño paso ligeramente por encima de Hifumi.
Pero al mismo tiempo se llevó la katana que quedo perforada en el puño.

『¡Guu! 』 (Belldore)

Que su puño fuera desviado estaba fuera de las expectativas de Belldore. Pero al mismo tiempo estaba muy contento de que el oponente se hubiera separado de su arma. Con esto, el enemigo no podría oponer resistencia.
En el momento en que dirigió de nuevo su vista hacia el enemigo para aplastarlo al fin, ese enemigo estaba justo frente a sus ojos.
El siguiente movimiento de Hifumi, que evadió el ataque pasando por debajo de los brazos de Belldore mientras soltaba su katana, fue saltar apoyando la rodilla en su cara.

『No apartes la vista de tu enemigo. 』 (Hifumi)

Hifumi incrusto el suntetsu en la barbilla de Belldore con su mano derecha, y agarro su cabello con la mano izquierda.

『Vamos... ho』 (Hifumi)

Después de voltear la cabeza de Belldore, rompiendo su cuello, este se desplomó provocando un fuerte temblor al caer al suelo y ya no se movió más.

『Este no es un enfrentamiento de espadachines. Es natural soltar las armas en cualquier momento. 』 (Hifumi)

Hifumi, quien saltó para evitar ser arrastrado por la caída de Belldore, recogió tranquilamente su katana. Una vez que confirmó que no había deformación o daño, se acercó al trono mientras la sostenía cerca del suelo con su mano derecha.

『... ¡Bien hecho! 』 (Suprangel)

『Gracias. 』 (Hifumi)

Hifumi respondió levemente al elogio del rey.
Aunque no se sabe si Yugu escucho esto, él miró a Hifumi temblando de miedo.

『Entonces, ¿quiénes son ustedes? 』 (Hifumi)

『Soy el rey de Horant, Suprangel Geng Horant. 』 (Suprangel)

Después de decir que era el rey, miró a Yugu que estaba tirado miserablemente en el suelo.

Al pensar que ese pequeño jugador, que no podía hacer nada más que temblar de miedo sin siquiera poder dar su nombre, estaba actuando como el asesor de su nieto, el rey no pudo verlo como nada más que patético.

『... Él es amigo de mi nieto, el que murió hace un momento. Estaban intentando usurpar mi posición. 』(Suprangel)

『¿¡Uee!? 』 (Yugu)

Aunque Yugu miro al rey sorprendido por sus palabras, el rey suspiró sin siquiera mirarlo.

『Me pregunto, ¿por qué crees que protegería a un bastardo como tú? 』 (Suprangel)

Debido a las palabras del rey, Yugu intentó escapar en estado de pánico. Cayendo cuando Hifumi hizo que se tropezara con su pie, luchó por moverse retorciéndose como un insecto mientras le pisoteaban la espalda.

『¿Tu nombre es? 』 (Hifumi)

『Hii ... hii ... 』 (Yugu)

Al ver que Yugu no tenía intención de responder, Hifumi miró a Suprangel.

『Ese tipo se llama Yugu Yutileft. Lamento decirlo, pero él es un noble de este país. 』 (Suprangel)

『Ya veo. 』 (Hifumi)

Al escuchar las palabras del rey, Hifumi cortó el cuello de Yugu sosteniendo su katana con un agarre de revés.

『... Bueno, entonces, héroe de Orsongrande. ¿Quieres obtener este país después de matarme? No importa cuánto quieras eso... 』(Suprangel)

『No necesito un país. 』 (Hifumi)

Murmurando que sería demasiado problemático, Hifumi envainó la katana.

『... ¿Qué dices? 』 (Suprangel)

『Ya lo dije, no lo necesito. Yo solo lucho para matar gente. 』(Hifumi)

『¿Qué... qué...? 』 (Suprangel)

Por primera vez, el rey supo que el hombre que estaba frente a él no era un héroe sino un lunático.

『Ya que pude hablar contigo, planeo irme después de esto. 』 (Hifumi)

『¿Q-Quieres decir que después de haber llegado tan lejos no quieres ningún tipo de logros militares? 』 (Suprangel)

『No los necesito. 』 (Hifumi)

El rey inmediatamente notó que no había falsedad en los ojos de Hifumi, aunque todavía no podía creerlo.

『No es solo este país. Es lo mismo para Vichy y Orsongrande... lo que me recuerda, ¿No había un asentamiento de hombres bestia en el otro lado de este país? Incluyéndolos a ellos, quiero convertir progresivamente este mundo en uno en donde se pueda luchar con la intención de matarse entre sí. Y haré todos pulan sus habilidades desesperadamente utilizando estrategias elaboradas para hacer que las guerras suban de nivel. 』(Hifumi)

Hifumi hablo con ojos brillantes como los de un niño con un gran sueño para el futuro.

『Por esa razón, solo vine aquí para agitar un poco tu país. Sin embargo, si produces en masa títeres como estos, que no pueden pensar durante las batallas, aplastaré este país. 』 (Hifumi)

Hifumi se quejó mientras señalaba a los soldados mejorados esparcidos en las esquinas al haber sido lanzados por Belldore.

『Incluso si lo digo, no hay forma de que lo entiendas a menos que lo hayas experimentado tú mismo. 』 (Hifumi)

『Por lo tanto… 』, Hifumi continúo hablando con calma,

『Las herramientas mágicas desarrolladas por este país para hacer que la gente sea feroz, decidí usarlas en monstruos fuertes alrededor del mundo. Como probablemente haya víctimas en tu país en poco tiempo, será mejor que te apresures en pensar en medidas apropiadas para enfrentarlos. 』 (Hifumi)

『¡I-Imposible! 』 (Suprangel)

Él grito estando a punto de saltar del trono.

『¡Si haces tal cosa aumentarán las víctimas entre la población! ¿Cuántas fuerzas militares serán necesarias para patrullar...? 』(Suprangel)

『Si es así, ¿no sería mejor hacer todo lo posible para desarrollar un método para encontrar al enemigo? También sería necesario considerar la posibilidad de ataques repentinos. Aunque la seguridad de las carreteras se perderá. 』 (Hifumi)

El rey miro con los ojos llenos de pánico a Hifumi, que le estaba mencionando algunas de las consecuencias que habría si no encontraban un método de protección en el futuro.

『Bueno, está bien si haces tu mejor esfuerzo pensando en un plan para proteger a la población. Aunque tengo una sugerencia sobre eso, pero... 』(Hifumi)

A estas alturas no se le podía llamar de otra forma que no fuera los susurros del diablo, pero Suprangel no tiene otra opción más que escuchar las palabras de Hifumi.

『¿No estaría bien que enviaras soldados a mi territorio para entrenarlos? 』 (Hifumi)

『E-Esto... 』 (Suprangel)

Aunque Suprangel se quedó sin palabras por un momento, cuando recibió el informe de que los cuerpos experimentales habían escapado y estaban atacando, de un soldado que venía corriendo, decidió seguir la propuesta de Hifumi y pedir su apoyo.




Anterior    | Indice |    Siguiente

Comentarios (2)
-
  1. Gracias por el capitulo :)

    Esto me recuerda a que internet fue inventado por el ejercito. No se, su objetivo es absurdo, pero el progreso que traera sera igual de absurdo.

    ResponderEliminar