viernes, 16 de febrero de 2018

Summoned Slaughterer. Capítulo 62

Patrocinado por:
Luis Minaya

Autor: Ido Masayoshi
Traductor ingles: Infinite Novels Translations
Traductor español: Errdex

Comételo

『Magníficos resultados. 』 (Kaimu)

Cuando escucho lo que dijo Kaimu, que era una persona que rara vez sonreía, Doelgar se sorprendió en la sala de estudio.


『Hee, ¿Ojou-san es excelente? 』 (Doelgar)

『Así es. Ella inclino su cabeza hacia Burokura, pidiéndole que le enseñara. Muy diferente a ti que de alguna manera lograste pasar. 』 (Kaimu)

『Cállate. 』 (Doelgar)

Los dos estaban conversando frente al escritorio en donde Phyrinion está sentada.

『Estoy agotada... Es la primera vez en mi vida que he estudiado tanto. 』 (Phyrinion)

『Buen trabajo. Ojou-sama, tome, por favor. 』(Kurinora)

Phyrinion, recibiendo la taza de té que desprendía un cálido vapor, que Kurinora le había dado, mostro una dulce sonrisa al tomar un solo sorbo.

『Qué dulcemente delicioso... gracias, Kurinora. 』 (Phyrinion)

El té negro endulzado con miel ha sido la bebida favorita de Phyrinion desde que era niña. Dado que la miel de buena calidad es muy cara, Kurinora solo lo hace en ocasiones especiales.
El dulce aroma que hace cosquillas en la nariz y el débil sabor amargo son capaces de sanar su mente cansada.
Pero en ese momento Kaimu la llamó y terminó de calificarla.

『He confirmado que completaste sin problemas los deberes que se te fueron asignados de parte del Señor Feudal-sama. De acuerdo con sus órdenes, a Phyrinion-sama se le dará la bienvenida como la nueva gobernadora prefectural y poseerá la misma autoridad y rango que el representante del Señor feudal. 』(Kaimu)

Kaimu se inclinó diciendo 『Por favor, trátame bien. 』, provocando que Phyrinion se pusiera de pie apresuradamente.

『¡U-Un momento! Solo me enviaron para ayudar con la administración del territorio. ¿¡Nadie me dijo nada acerca de convertirme en un gobernador prefectural o en un representante del señor feudal!? 』(Phyrinion)

『¿Es así? Bueno, entonces le hemos informado sobre ello en este momento. 』(Kaimu)

Phyrinion entro en pánico mientras Kaimu intentaba continuar suavemente con la conversación.

『Es una broma, ¿no? ¡Si hubiera sabido que se me encomendaría una tarea tan importante, me habría preparado más diligentemente! 』(Phyrinion)

『Sin mencionar que se trata de una tarea tan importante como ser el representante del Señor feudal. 』, Phyrinion se sentó en la silla sintiéndose mareada.

『El trabajo y tal es siempre algo repentino. Nosotros, inmediatamente después de caer al estado de ser esclavos, nos cambiamos a las piezas de ajedrez del señor feudal en un abrir y cerrar de ojos mientras recibíamos educación y experiencia práctica por unos pocos días. 』(Kaimu)

『No considero que sea algo por lo que lamentarse. 』, Kaimu se calló de repente cuando pensó sobre su propia situación. Llegado a ese punto, cambio de tema.

『En cualquier caso, actualmente la única persona que posee un rango de nobleza en este territorio es Phyrinion-sama. Y como también es un pedido del Señor Feudal-sama, acéptelo por favor. 』(Kaimu)

Phyrinion inclino lentamente la cabeza hacia Kaimu, quien la estaba mirando directamente con sus ojos grises.

『No se puede hacer nada. 』 (Phyrinion)

Phyrinion, poniéndose de pie, se arregló su cabello verde.

『Phyrinion El Amazerto asumirá el deber de ser el gobernador prefectural de este lugar a partir de ahora... Saludos, Kaimu-san, Doelgar-san. 』(Phyrinion)

Phyrinion estrecho sus manos por turnos, Kaimu lo hizo con su habitual rostro inexpresivo mientras Doelgar sonreía sinceramente mientras respondía que estaba deseando que llegara.
En ese momento, el esclavo oficial civil, Burokura, llegó corriendo.

『Kaimu-san, ha llegado una carta de Minoson-san pidiendo apoyo en su independencia y separación de Vichy... 』 (Burokura)

Al escuchar las palabras de Burokura, Kaimu leyó rápidamente la carta y se la entregó a Phyrinion sin dudarlo.

『Tienes trabajo inmediatamente, representante del señor feudal. Cuando una parte de la nación enemiga se separó, decidieron enviar una carta sin preocuparse por las apariencias para hacernos llegar su deseo de ayuda. 』(Kaimu)

Cuando Phyrinion leyó el documento, le temblaron las manos debido al repentino e inesperado problema.

『Bueno, entonces, ¿qué quieres hacer? 』 (Kaimu)

Y, sin embargo, Kaimu la presionó sin piedad para que tomara una decisión.


La principal ocupación del ejército territorial de Fukaroru era cazar con el objetivo de suministrar alimentos. No son solo fuerzas militares, sino también proveedores de los ingredientes utilizados por los miembros del personal para las comidas. Están haciendo grandes esfuerzos para preparar comidas de lujo con el escaso presupuesto de todos los días.

En realidad, ya que se habían enfrentado directamente con el enemigo, esto era básicamente entrenamiento diario para prepararse contra una invasión de Vichy.
Incluso cuando aumentaron el personal por medio del reclutamiento, estaban muy animados por la expedición, ya que había pasado un tiempo desde que tenían la oportunidad de luchar. Pero, ahora que llegaron hasta la frontera nacional, vieron cómo su líder, Hifumi, actuaba a su antojo mientras que los guardias fronterizos saqueaban el las cosas de valor del enemigo como si fueran hienas.
Sin un reabastecimiento de soldados del lado de Horant, el área fronteriza se ha convertido en un territorio capturado por Orsongrande.

『Parece que esta vez tampoco pudo controlarse, ¿eh? 』 (Soldado)

Alyssa, quien escucho las palabras de los soldados, no pudo evitar sonreír amargamente por las habituales acciones de Hifumi.
A pesar de que los soldados les habían explicado a los guardias fronterizos, ellos no querían creer que esa chica fuera el comandante de las tropas territoriales. Pero cuando vieron que los soldados se movían rápidamente siguiendo las ordenes de Alyssa, comprendieron que ella estaba muy por encima de ser competente y la trataron con más cortesía que a su propio oficial superior.

『El conde Touno ha pasado por la frontera hace 3 días. Después de derrotar completamente al enemigo, partió con el objetivo de llegar a la capital de Horant. 』(Guardia fronterizo)

『Tres días, ¿eh...? 』 (Alyssa)

Parece que antes de que lleguemos a la capital, la mayor parte del asunto estará terminado, pensó Alyssa.

Como Miyukare no la acompañaría esta vez, Hifumi le dijo: 『Piensa bien las cosas y actúa de manera apropiada. 』 Por lo que, de acuerdo con eso, ella consideró las cosas detenidamente.

『Sí... Entonces, ¿perseguimos a Hifumi? Puede haber algo con lo que podamos ayudar. 』 (Alyssa)

『¡Entendido! ¡La escucharon todos! 』(Soldado)

Con un 『Sííí. 』, las voces de los hombres corpulentos se escucharon fuertemente asustando a los guardias.

『Descansaremos aquí por hoy y partiremos por la mañana. Guardia-san, quiero tomar prestado un lugar para acampar, pero... 』(Alyssa)

Mientras Alyssa suplicaba con sus ojos, al guardia no le quedó más remedio que aceptar ya que los soldados del territorio le estaban mirando intimidantemente desde su espalda.


Los ex soldados de Horant, que recuperaron su conciencia después de haber sido torturados con la finalidad de ser rescatados, estaban avanzando a lo largo de la carretera dirigiéndose a pie hacia Fukaroru.

Además de los soldados del ejército territorial de Fukaroru que iban como escolta, también los acompañaban los supervivientes del Segundo cuerpo de caballeros, que iban de regreso a la capital.
Por supuesto, Vaiya también era uno de ellos.

El viaje ha durado dos días. Sin pasar ningún problema, rápidamente todos ellos se pusieron en buenos términos, ya que el estado de ánimo era relajado. Eso era debido a que podían comer muchos alimentos que los soldados de Fukaroru cazaban, sin mencionar los granos que eran transportados en los carros.

『Entonces, ¿Antes vivías en la capital? 』 (Vaiya)

『Sí, yo era un soldado de la capital, pero después de enterarme que era posible unirme a un nuevo ejército territorial, me ofrecí como voluntario ya que de todos modos no tengo familia.』 (Soldado)

Para escuchar atentamente la historia, Vaiya sujeto la rienda de su caballo y camino junto al soldado.
El soldado estaba agradecido de que un caballero desmontara de su caballo solo para caminar junto a él. Era hasta el punto en que mostraba una sonrisa mientras hablaban sobre esto y aquello.

『Al principio estaba ansioso ya que era el territorio de un noble en ascenso, que no conocía antes, pero después de observar las condiciones del territorio, me sorprendió que fuera un señor feudal tan capaz, que trataba a la población de una manera despreocupada e imparcial y que incluso nos trataba a nosotros, soldados comunes, normalmente. 』 (Soldado)

『Pero, por otro lado, el entrenamiento es bastante duro y hay varias cosas que aun no entiendo. 』, Vaiya estaba escuchando las quejas del soldado.

『¿Podrías darme un ejemplo de las cosas que no entiendes? 』 (Vaiya)

『Veamos... 』 (Soldado)

Al escuchar la historia del soldado, Vaiya quedo impactado.
Ellos, los soldados territoriales de Fukaroru, entrenan usando varias situaciones imaginarias como batallas grupales, peleas uno a muchos, peleas uno a uno y utilizando tres tipos de armas, espada, lanza y arco. Además, llevan a cabo prácticas de despliegue con unidades pequeñas y cuerpos de ejército con el objetivo de aprender cómo moverse y en qué momento. Preparando incluso varios patrones para diferentes entornos, como el bosque, el centro de la ciudad, edificios y praderas, y cómo implementar los lanzadores de lanza en esas localizaciones.
Además, en la conversación también se mencionó la palabra desconocida "práctica de estilo" haciendo referencia a los métodos de entrenamiento de espada y lanza. Después de realizar algunas preguntas en medio de la emoción, Vaiya entendió que ellos practicaban repetidamente los diferentes patrones para cambiar de armas realizando movimientos coordinados grupales.

『Ya veo... 』 (Vaiya)

El entrenamiento de los caballeros no era nada más que luchar uno a uno para aumentar las habilidades en el manejo de la espada y la lanza, lo normal era solamente repetir movimientos de balanceo para el autoaprendizaje.

Para los soldados también era lo mismo. Su entrenamiento solo consistía en aprender a reaccionar rápidamente a señales y gritos.

El régimen de entrenamiento del ejército territorial de Fukaroru ha avanzado uno o dos pasos por delante del de la capital o de otros ejércitos territoriales, pensó Vaiya.
Si recuerdo correctamente, anoche después de que terminaron de instalar el campamento, los soldados territoriales de Fukaroru, estaban sosteniendo sus espadas por turnos, repitiendo movimientos que hacían parecer que se enfrentaban a algo. Supongo que eso era practica de estilo.


『Quisiera pedirles algo, pero... 』 (Vaiya)

Aunque estaba sorprendido por las repentinas palabras, el soldado le mostro una amable sonrisa.

『Me preguntaba si es posible para mí participar en su entrenamiento. 』 (Vaiya)

Vaiya pensó que, si aprendía los métodos de entrenamiento de los soldados territoriales de Fukaroru, podría ayudar mucho al desarrollo de Orsongrande.


 『Entonces, quiero esto y esto. Y también eso. Vamos, ustedes también tienen que comer adecuadamente. Nuestro destino todavía está muy lejos. 』(Hifumi)

Siguiendo las palabras de Hifumi, Origa pidió verduras hervidas y sopa. Luego los soldados territoriales ordenaron carne y pan.
Mientras el camarero del restaurante escuchaba las órdenes, tenía una cara pálida y mostraba una sonrisa forzada. Después de recibirlas, se fue rápidamente a la cocina, ya que no había otros clientes además de ellos.

Hifumi, quien se metió tranquilamente a la ciudad después de matar a los guardias, entró a su restaurante por casualidad y pidió que lo atendieran.
El asunto ya se había extendido por toda la ciudad. Muchas tiendas y edificios residenciales habían cerrado fuertemente sus puertas y la gente había desaparecido de las calles.

Aun así, Hifumi logro ingresar a este restaurante, que tuvo la mala suerte de tener que esperar que sus clientes pagaran y salieran corriendo a toda prisa, por lo que no tuvo tiempo de cerrar. Y como no sabían qué pasaría si se negaban a atenderlos, el camarero y el cocinero prepararon las comidas y las sirvieron deseando que llenaran sus estómagos y se marcharan lo antes posible.

『Siento haberlo hecho esperar. 』 (Camarero)

El camarero sirvió un plato tras otro sobre la mesa, pero Hifumi inclinó la cabeza hacia un lado.

『... ¿De alguna manera no es esto muy poco? 』 (Hifumi)

Los platos son del mismo tamaño que los de otros países, pero la cantidad de alimentos en ellos era obviamente pequeña.

『Por favor, perdone esto. Aunque tenemos un racionamiento de alimentos adecuado para un restaurante, también existen límites… 』(Camarero)

Aunque estaba asustado, con todo su esfuerzo el camarero reunió valor para explicarle los detalles a Hifumi, que había indicado que algo le molestaba.

『¿Racionamiento de alimentos? Entonces, ¿En esta ciudad no hay distribución y venta de ingredientes? 』(Hifumi)

En ese instante, después de llevar un bocado de comida a su boca, Hifumi murmuro que esta no tenía un muy buen sabor.

『Estas regulaciones son impuestas en todo el país. Todos los bienes, como los comestibles, son entregados a los nobles una vez que son suministrados al territorio y se distribuyen a cada hogar. 』 (Camarero)

Estando aún más asustado ya que se le había obligado a sentarse a la mesa, el camarero respondió a todas las preguntas que Hifumi le hacía, con el objetivo de recaudar información del país llamado Horant.
Debido a este sistema en que se raciona la ropa y comida, ellos han tenido que pedir préstamos a los nobles sin familias o a personas que tienen sus propios bienes personales. Por lo que una gran parte del dinero que ganan son quitados como impuestos para cubrir sus gastos de residencia.

『Al parecer no hay que preocuparse por no poder comer, pero tampoco tiene sentido esforzarse, ¿no es cierto? 』 (Origa)

Origa, que solía tener la peligrosa ocupación de aventurero, la cual tiene sus riesgos, pero proporciona adecuadas recompensas según sus esfuerzos, de alguna manera no podía entender ese sistema. Debido a ese sistema, no existe un gremio de aventureros en Horant. Aparentemente, la tarea de exterminar monstruos es asignada exclusivamente a los soldados empleados por los nobles.

『Bueno, los costos de la seguridad también están incluidos en los impuestos... 』 (Camarero)

Aunque no podía llamarlo un insulto, el camarero no pudo dejar de sentirse molesto por ello.

『Huuumph. ¿Y si te doy los ingredientes junto con el dinero? 』(Hifumi)

Hifumi, poniéndose de pie de repente, sacó los ingredientes adecuados de su almacenamiento oscuro y los colocó sobre una mesa desocupada.
Era una cantidad con la que se podía alimentar fácilmente a docenas de personas.

『E-Esto es ... 』 (Camarero)

Palmeando el hombro del camarero conmocionado, Hifumi sonrió ampliamente.

『Para ser sincero, camarero, prepare mucho más con estos ingredientes adicionales. El sabor no está tan mal. 』(Hifumi)

『¡E-Entendido! 』 (Camarero)

Después de llamar rápidamente al cocinero, ambos llevaron los ingredientes a la cocina mientras mostraban sus agradecimientos.
En poco tiempo más platos fueron llevados a la mesa. La cantidad y el sabor eran satisfactorios.

『Aunque el sabor cambia si es un país diferente, usted comió una cantidad considerable. 』 (Camarero)

『Sí, estuvo muy delicioso. 』 (Hifumi)

El camarero se inclinó con una sonrisa desde el fondo de su corazón esta vez debido a las palabras de Hifumi. Junto a él estaba el cocinero, que apareció desde la cocina para dar su agradecimiento por los ingredientes.

『Muy bien, ahora, ¿será suficiente? 』 (Hifumi)

Como Hifumi quería darles varias monedas de oro, el camarero se negó firmemente, ya que incluso habían recibido los ingredientes.

『Además, no podremos utilizar las monedas de oro de Orsongrande en este país... 』 (Camarero)

Debido a que el camarero dijo eso en tono de disculpa, Hifumi se rio del asunto.

『Si ese es el caso, estará bien si las escondes por un tiempo. Ya que este país muy pronto desaparecerá, las personas que se preocupan por asuntos tan triviales, como que las monedas de oro son diferentes, desaparecerán. 』 (Hifumi)

『¿Ehh? 』 (Camarero)

El camarero, involuntariamente, dejo salir una voz extraña debido a que repentinamente se le había prometido un país en ruinas. Y se quedó viendo asombrado al grupo de Hifumi que se marchaba rápidamente.
Cuando dirigió su vista hacia el cocinero, él también estaba mirando en esa dirección.

『¿Esa persona dijo que el país pronto desaparecerá? 』 (Cocinero)

『Sí, definitivamente dijo eso. 』 (Camarero)

La historia que escucharon de la gente de la ciudad decía que él era un atroz invasor que masacró a los guardias, pero con la conversación de hace un momento, su impresión de él había cambiado 180 °.
Aunque sus últimas palabras fueron completamente las de un invasor.
El cocinero llamó al confuso camarero y le dio una palmada en la espalda.

『No tiene sentido pensar en cosas que no comprendemos. Además, dejando eso de lado... 』(Cocinero)

El cocinero señalo los ingredientes que dejó Hifumi.

『El restaurante ya está cerrado por hoy. Llenemos nuestros estómagos por primera vez en mucho tiempo. 』 (Cocinero)

『... Sí, así es. 』 (Camarero)

『¡Hay carne deliciosa y vegetales frescos! 』

Mientras los dos discutían sobre el arte de cocinar, en poco tiempo se convirtió en un momento para disfrutar de la comida.




Anterior    | Indice |    Siguiente

2 comentarios:

  1. jajajajajaja aprovecha el bug, hay que disfrutar de la comida, sobre todo cuando es gratis.
    gracias por el cap

    ResponderEliminar

Escribe tu opinion, sugerencia o queja del contenido para ayudarme a mejorar en las proximas publicaciones.