viernes, 16 de febrero de 2018

Summoned Slaughterer. Capítulo 61

Patrocinado por:
Luis Minaya

Autor: Ido Masayoshi
Traductor ingles: Infinite Novels Translations
Traductor español: Errdex

Disparé al sheriff

Después de que la guardia fronteriza de Horant fue completamente destruida, la eliminación de los cadáveres dispersos por todas partes fue dejada a cargo de los guardias fronterizos de Orsongrande.
Aunque la persona responsable de los guardias dudaba de si podía cruzar la frontera sin permiso.

『Está bien, yo te estoy dando permiso. O, mejor dicho, este territorio ya es de Orsongrande. 』(Hifumi)

Después de convencerlo con esas palabras, Hifumi le dijo que estaba bien que hicieran lo que quisieran con los bienes de la casa de huéspedes y de los cadáveres de los enemigos. Al escuchar eso, los soldados se abalanzaron rápidamente hacia el otro lado de la frontera de Horant, tratando de llegar primero.

『... Que molestia. 』 (Hifumi)

Expresando lo difícil que era tratar con ellos, Hifumi siguió avanzando.

Sin prisa, y sin ir demasiado lento, él, Origa y los soldados de Fukaroru continuaron su camino sobre los vagones.

Como siempre el clima era cálido, pero casi no se podían ver comerciantes o viajeros avanzando en la carretera. Aunque de vez en cuando se podían encontrar granjeros labrando sus campos, como habría de esperar en cualquier lugar distante.

『Hay pocas personas. 』 (Hifumi)

『Escuche de los soldados de Horant que los ciudadanos no pueden moverse libremente dentro del país, sin mencionar que la mayoría de la población está concentrada en la capital. 』 (Origa)

Al parecer hay una gran diferencia en el tratamiento de la población con respecto al que se les da a los magos.

En el país han adoptado una ideología en donde lo que más importa es la supremacía mágica. Si alguien desarrolla nuevos hechizos o herramientas mágicas, según la opinión de la realeza, se les asignara un puesto correspondiente a sus logros.

『Huuumph. 』 (Hifumi)

Aunque las carreteras están siendo mantenidas hasta cierto punto, si se compara con Vichy y Orsongrande, hay varios lugares de ella en donde abundan las malas hierbas y las piedras, lo que demuestra que no han sido reparadas recientemente.
Continuaron avanzando hasta que cayó la noche, y luego establecieron el campamento en un lugar adecuado, pero ni una sola persona paso por la carretera en ese transcurso de tiempo.

Después de desayunar despreocupadamente, avanzaron una vez más por la carretera. Y justo antes del mediodía, fueron capaces de encontrar una ciudad.

『Es una ciudad. 』 (Soldado)

『¿Qué haremos? 』 (Origa)

『Compraremos comida en algún local. Podemos matar a los soldados si estos interfieren. 』 (Hifumi)

『Entendido. 』 (Origa)

Los soldados, preparándose para la posible batalla, ataron sus espadas a sus cinturas aun cuando mostraban expresiones que indicaban duda, con respecto a si estaba bien hacer tal cosa.

En ese tiempo, mientras la velocidad de los vagones descendía, se acercaron a la entrada de la ciudad la cual estaba siendo custodiada por algunos soldados.


La información de la invasión de Hifumi aún no ha llegado al castillo real de Horant.

Es probable que la persona a cargo de la seguridad fronteriza haya pensado enviar a alguien para contactarlos, pero fue asesinado antes de poder hacerlo. Por lo tanto, nadie sabe sobre la situación actual de la frontera nacional.
El rey esperaba que el grupo de Hifumi y las fuerzas militares de Orsongrande invadieran la zona fronteriza, sin embargo, su nieto Belldore, no había predicho eso. Por esa razón, la orden de preparar las defensas que el rey le dio, para él, era como si le hubiera dicho "Compórtate y no hagas nada innecesario".

『¡Demonios! Ahora debería estarme preparando para la coronación, pero... ¡esos salvajes de Orsongrande! Y por si fuera poco...』(Belldore)

No había necesidad de ponerlo en palabras, pero su insatisfacción con el rey estaba aumentando constantemente.

Durante su largo reinado, mi padre, que era el príncipe, murió y mis tíos abandonaron la sucesión, para pasar el resto de sus vidas como altos ejecutivos de la política nacional. Nunca lo pusieron en palabras, pero ellos también están descontentos con su padre. Una sensación de incomodidad se está extendiendo a través del castillo debido al tiempo demasiado largo en que no ha habido ningún cambio en el personal del castillo real.
No ha habido ni un solo progreso sobresaliente en ingeniería mágica durante los últimos 10 años, y el rey tampoco ha tomado ninguna medida especial.


Día tras día ha ido aumentando el pensamiento de que él tendría más éxito que su abuelo, el rey.

Belldore, que había regresado a la oficina de su laboratorio personal, se sentó en su silla y bebió el sake que había vertido en una taza de porcelana.

En ese momento, un hombre entró luego de tocar la puerta.
Tenía una edad de aproximadamente 30 años, llevaba un bigote, que al parecer arreglaba cuidadosamente y vestía un frac[1] de apariencia lujosa.

『Belldore-sama. 』 (Yugu)

『... Yugu, ¿eh? 』 (Belldore)

El hombre llamado Yugu sirvió sake en la taza de Belldore y en una taza que había preparado para él mismo. Sin siquiera pedir permiso, Yugu hizo esto como si fuera la cosa más natural del mundo. Belldore tampoco dijo nada en particular. Durante los continuos años de mutua colaboración, esto ya se había convertido en una costumbre.

『¿Sucedió algo en su audiencia con el rey? 』 (Yugu)

『No tiene importancia... no, fue simplemente mi fracaso. La mitad de los soldados, que fueron equipados con el nuevo tipo de herramienta mágica, murieron. Y el resto fue capturado por Orsongrande. 』(Belldore)

『Dios mío... 』 (Yugu)

Yugu, saboreando un sorbo de sake, mostro una sonrisa complaciente debido al delicioso aroma.

『Es un sake excelente. Como se esperaba del nieto real. No, debería decir, como se esperaba del próximo rey. 』(Yugu)

『No te burles de mí. Además, este fracaso significa el aplazamiento de la sucesión de la corona. 』(Belldore)

Con un profundo suspiro, Belldore dirigió su vista a su copa de sake.
Como resultado de sus sentimientos de frustración, ni siquiera sentía el sabor de lo que estaba bebiendo.

『¿Acaso no hay un método para tomar el trono de inmediato?』 (Yugu)

『Qué tonterías estás diciendo... ¡Nunca! ¡Es una broma, no, ni siquiera puede ser considerado una broma! 』(Belldore)

Yugu, que estaba siendo observado con la fuerte mirada de Belldore, se encogió de hombros sin sentirse intimidado.

『No es una broma. No son pocas las personas que desean que te sientes en el trono lo antes posible. La mayoría de los que trabajan en el castillo piensan de esa forma. Si quisieras, podrías reunir todos los colaboradores necesarios. 』 (Yugu)

『Pero... 』 (Belldore)

『No digas cosas tan débiles. ¿Qué harás si no puedes superar las pruebas del rey y se te niega ascender al rango de emperador? 』(Yugu)

Belldore fue atraído gradualmente por las palabras de Yugu de lenta y simplificada persuasión.
Al recordar el carácter de su abuelo, que es el rey, las palabras de Yugu tuvieron aún más credibilidad para Belldore, que gimió al llegar al límite de sus pensamientos.

『¿Si robas la corona a la fuerza, no estarás demostrando que eres competente? 』 (Yugo)

El descontento que sentía por el rey se mezcló una vez más dominando su mente.

『... ¿Cuál es ese método? 』 (Belldore)

Yugu se rio diciendo 『Magnífica resolución. 』 como respuesta a la pregunta de Belldore


『¡Bieeen! ¡Siéntense ordenadamente! 』

Los ex soldados de Horant, que una vez más se reunieron en la plaza de Münster, recibieron una buena comida sin sufrir abusos. Por lo que después de tomar un descanso, todos se volvieron muy animados.
Sus pensamientos siguen siendo bastante inseguros, pero aun así se están animando unos a otros al haber podido ver esperanzas de supervivencia.
Y ahora, frente a ellos estaba una chica aún más joven que la que les dio el discurso del otro día.

『¡Soy la directora militar del ejército territorial de Fukaroru, Alyssa! ¡Saludos! 』(Alyssa)

『¿D-Directora militar...? 』 (Soldado)

Cuando alguien demostró sus sentimientos de desconfianza, los soldados de Fukaroru, alineados a ambos lados de Alyssa, lo fulminaron con la mirada.

『¡Oye! ¡Su Excelencia, la directora, está hablando! 』 (Soldado)

『Lo siento. 』

『¡Bien, entonces, explicaré lo que harán a partir de ahora! 』 (Alyssa)

『¡Por fin la directora hablara en un lenguaje educado! 』

『Directora, ¡adelante! 』

Alyssa, leyendo de vez en cuando el memorándum en su mano mientras dice 『Ummm. 』, estaba recibiendo grandes ovaciones de los soldados a su alrededor.
El lado observador no era capaz de comprender adecuadamente la situación.

『Haré que todos ustedes vayan a Fukaroru junto con mis tropas. Ya que Hifumi-san ha dado su aprobación, prepararemos un lugar en la ciudad donde todos podrán quedarse temporalmente. Pueden sentirse tranquilos ya que incluso les proporcionaremos un trabajo adecuado si así lo desean. Ya que me iré junto con las tropas que se dirigirán a Horant, no podré ir con ustedes, pero no se preocupen, ya que contactare con los oficiales de Fukaroru. 』 (Alyssa)

『¡Es lamentable que no podamos ir con la directora! 』

『¡Bueno, es natural para los recién llegados! 』

Los soldados de Horant no sabían cómo reaccionar debido a los emocionados soldados de Fukaroru, pero, de cualquier manera, lograron entender que serían llevados a Fukaroru.
La actitud de los soldados territoriales de Fukaroru es la habitual, por lo que Alyssa explico ansiosamente el contenido del memo.

『 Una vez que entren a Fukaroru, se registrarán proporcionando su nombre y edad. Se quedarán en una posada temporalmente. Después de eso, las personas con aspiraciones serán educadas e introducidas en un lugar de trabajo. 』
Los soldados de Horant estaban desconcertados por la palabra desconocida que acababan de escuchar, “educación”, pero al ver la apariencia de Alyssa, hablaron entre sí de que probablemente no recibirían un mal trato.

『Si hay personas que deseen ingresar al ejército de Fukaroru, solicítenlo a uno de los funcionarios civiles una vez que lleguen a la ciudad. ¡Nuestro ejército territorial dará la bienvenida a cualquiera de ustedes! 』(Alyssa)

Una ovación de los soldados del territorio se escuchó fuertemente debido a que Alyssa termino su explicación con una cálida sonrisa.


『¡Gracias por su esfuerzo, directora! 』

『¡Le hemos preparado una bebida! 』

『Probablemente este agotada. ¡Por favor, descanse! 』

Alyssa, que había bajado de la plataforma, estaba rodeada por los soldados de Fukaroru.

Al ver a varios de los soldados territoriales expresando su agradecimiento y diciendo cosas que no entienden del todo, los soldados de Horant decidieron evitar entrar al ejército territorial.

『... ¿Qué es esto? 』 (Sabnak)

Sabnak, que vio la conmoción por accidente, dijo eso cuando observo la diferencia de entusiasmo de los dos grupos.


『Esperen, detengan ese extraño vehículo... ¿Qué es eso? ¿Qué asuntos tienen en esta ciudad? 』(Guardia)

Al ver a Hifumi y su grupo aproximándose, los dos soldados de Horant que estaban montando guardia en la puerta de la ciudad prepararon sus lanzas y les preguntaron su identidad.

『Este es un vehículo que construí. No tiene ningún nombre. Solo nos detuvimos a comprar comida para continuar nuestro camino a la capital. 』 (Hifumi)

Hifumi respondió su pregunta sin detenerse, mientras intentaba entrar rápidamente a la ciudad. Por lo cual los guardias los detuvieron apuntándoles con sus lanzas a toda prisa.

『¡Es-Esperen! ¡Todavía no hemos terminado de interrogarlos! 』(Guardia)

『¡Deténganse! ¡Muéstrennos su permiso de viaje y algún objeto que demuestre su posición social! 』(Guardia)

『¿Permiso de viaje? ¿Incluso en este país hay algo así? 』 (Hifumi)

『Al parecer sí. Los viajes dentro del país probablemente estén siendo restringidos. 』(Origa)

Los dos estaban conversando despreocupadamente sobre si debían compadecerse de los soldados. Ese estado de ánimo despreocupado no era algo muy común en ese país.

『¿No tienen un permiso? ¡No estarán tratando de desertar ¿Cierto?! 』(Guardia)

Hifumi mostró una moneda que sacó de su bolsillo, cuando los guardias se acercaron aún más con sus lanzas.

『¿Sabes qué es esto? 』 (Hifumi)

Aun cuando se les hizo esa pregunta, los guardias solo fruncieron el ceño.

『No pareces saberlo. ¿Solo funciona dentro de mi país? 』(Hifumi)

『Bueno, entonces te lo diré. 』, Hifumi llamo su atención lanzando la moneda hacía arriba.

『Es algo que demuestra mi rango como noble de Orsongrande. Soy un conde del país enemigo, me llamo Hifumi. 』(Hifumi)

Los guardias, desconcertados por un instante, reaccionaron al escuchar la palabra Orsongrande. En ese momento, uno de ellos entró corriendo a la ciudad.

『Pidiendo refuerzos, ¿eh? 』 (Hifumi)

¿Cómo habrá tomado la respuesta de Hifumi? El guardia restante se rio con desprecio.

『Es demasiado tarde para siquiera pensar en arrepentirte. ¿En qué pensabas cuando nos dijiste que eras un noble de una nación enemiga? Incluso si es mentira, podrás arrepentirte de ello en la cárcel. 』 (Guardia)

『¿No estarás malinterpretando algo? Si estas pidiendo refuerzos, llama a muchos de ellos. Sería aburrido si todo terminara tan rápido. 』(Hifumi)

El guardia, que fue tomado por tonto, se acercó con su lanza hacia a Hifumi.

『¡Deja de decir estupideces! Incluso si dices esas cosas irresponsablemente... 』(Guardia)

De repente, Hifumi acerco su rostro sin dudarlo.
Cuando parecía como si la punta de la lanza estuviera tocando su ojo izquierdo, el guardia retiró la lanza deliberadamente.

『Retiraste la lanza. 』 (Hifumi)

『U... 』 (Guardia)

『Aun si estas alardeando, si decides hacer algo, no te detengas a la mitad. 』 (Hifumi)

En el momento en que el guardia desvió su vista por la mirada de Hifumi que estaba fija sobre él, unos 10 soldados de Horant venían corriendo hacia allí.

『¡Ya-ya vienen! Con esto... 』(Guardia)

En el momento en que se sintió aliviado debido a la llegada de los refuerzos, una katana traspaso su pecho.

『Si desvías la vista del enemigo frente a ti, al menos debes poder evitar algo como esto sin mirar. 』 (Hifumi)

El guardia dijo con sus ojos "¿Qué es lo que me has hecho?" y luego murió en él acto.

『¡Qué... bastardo! 』 (Guardia)

El aspecto de los soldados que vieron morir a su compañero frente a sus ojos, cambio, y se abalanzaron sobre Hifumi.
Mientras esperaba que llegaran, Hifumi guardo la Katana y la sustituyo por su kusarigama.

『Origa y los demás, no hagan nada. 』 (Hifumi)

『Como quieras. 』 (Origa)

Hifumi, después de decirle eso al grupo de Origa que estaban estacionados a la distancia, de repente comenzó a girar el contrapeso.

『Bueno, parece que hay magos en ese grupo. 』 (Hifumi)

En la parte de atrás del grupo, las figuras de tres magos, que al parecer se habían quedado atrás porque tenían poca resistencia, llevando túnicas sencillas, entraron en la vista de Hifumi.
Como si estuviese apurado, Hifumi entro en la ciudad.
Uno de los contrapesos rompió la cara de un hombre, que era la vanguardia. El daño se extendió hasta las vértebras cervicales debido al impacto, por lo que el hombre se vio obligado a saltar hacia atrás mientras se le caían los dientes.
El segundo contrapeso se enrollo alrededor del cuello de otro hombre y Hifumi lo jalo hacia él.
Hifumi, sonriéndole al enemigo que se acercaba, cortó profundamente la arteria de su muslo con la hoz de la Kusarigama.

Cuando el lugar se convirtió en un mar de sangre, los residentes que estaban cerca se dieron cuenta de la extrañeza de la situación y huyeron mientras gritaban.
Hifumi, dándose cuenta de que algo estaba volando hacia él, decidió atacar a una tercera persona, por lo que rápidamente movió su cuerpo hacia un lado.
Una roca del tamaño de un brazo pasó junto a Hifumi y cayó frente al grupo de Origa que estaba parado en la parte de atrás.

『¡Hifumi-sama! ¡Están usando magia de tierra! ¡Tenga cuidado! 』(Origa)

『En lugar de magia de tierra, esta parece magia de roca. 』 (Hifumi)

Según parece los tres magos usan el mismo atributo. Otras dos rocas venían volando.
¿Creyeron en su victoria? Las bocas de los magos, que se veían por debajo de la capucha, estaban sonriendo.

『Bueno, también se puede hacer de esta manera, ¿cierto? 』 (Hifumi)

Después de esas palabras, el almacenamiento oscuro se expandió frente a él.

Las rocas, sin hacer ningún ruido, fueron completamente tragadas por el almacenamiento oscuro, que luego de absorberlas se cerró.

『Hmm. La facilidad de uso es genial. 』(Hifumi)

Los magos enemigos estaban asombrados por las acciones de Hifumi.
Los soldados se detuvieron al ver a Hifumi lanzando magia sin una varita o una daga.

『¡Hey, todavía no hemos terminado! 』 (Hifumi)

Cuando el contrapeso fue lanzado de nuevo, un soldado murió al recibir un duro golpe en la sien.
Y otro soldado fue decapitado por la hoz antes de que pudiera regresar con el resto.

『¡Re-Retírense temporalmente! ¡Mantengan el orden! 』

Los soldados en pánico están retrocediendo temporalmente y ponen el archivo y las filas del grupo en orden.
Hifumi bosteza mientras espera que los soldados se alineen lentamente.

『¿Ya terminaste? Está bien si realizan maniobras durante los combates, pero si es así traten de moverse un poco más rápido. Si fueran mis soldados, podrían cambiar de formaciones sin tomar varios segundos. 』 (Hifumi)

Los soldados territoriales de Fukaroru asienten con la cabeza debido a las palabras de Hifumi.

『¡Atrápenlo! 』

Una vez que alguien entre los soldados gritó eso, todos salieron corriendo simultáneamente. Y una vez más tres rocas vinieron volando desde la parte trasera.
Cuando Hifumi guardó el kusarigama y quedo desarmado, pasó suavemente a través de sus oponentes, que estaban empujando sus lanzas y espadas unos al lado de otros como si estuvieran entrelazando sus huecos.
De esa forma, Hifumi estaba parado frente al soldado del final de la línea.

『¿Eh? 』 (Soldado)

El soldado no fue capaz de comprender por qué el enemigo estaba parado frente a él. Hifumi lo agarró por los brazos a ambos lados como si sostuviera un niño.
La parte posterior de la cabeza del soldado, que fue levantada hacia arriba, fue golpeada por las rocas que venían volando.
Entonces, se escuchó un desagradable sonido de aplastamiento teñido de humedad.
Hifumi, tirando el cadáver, se precipito hacia los magos y los corto sucesivamente con su katana.

『Creo que sería mejor si pensaran un poco más cómo usar su magia. 』 (Hifumi)

Hifumi aniquiló a los magos, pero una vez que volvió su mirada hacia los soldados sobrevivientes, a ellos no les quedaba ni un poco de espíritu de lucha.
Sin embargo, ya que Hifumi no tenía la intención de permitir que ni uno solo de ellos viva, el resultado fue el que se esperaba.




Anterior    | Indice |    Siguiente


[1] Nota Errdex: Traje de etiqueta masculino que tiene por detrás dos faldones.
Comentarios (2)
-