miércoles, 3 de enero de 2018

Summoned Slaughterer. Capítulo 55


Autor: Ido Masayoshi
Traductor ingles: Infinite Novel Translations
Traductor español: Errdex

Por mí misma (Sola)

『¿Qué has dicho? 』 (Stiffels)

Mientras más se acercaban a la puerta de Münster, era más visible para Stiffels que la gran puerta había sido dejada abierta, permitiendo ver totalmente el interior de la ciudad.

Y, por si fuera poco, en la ciudad no se podía ver a ninguna persona en absoluto, ni afuera de la puerta, ni dentro, ni siquiera en las calles.

El primero en darse cuenta de ello fue Stiffels, que estaba liderando las tropas.
Y justo después de él, los caballeros también notaron la anormalidad de la ciudad.

『¡C-Capitán! 』 (Caballero A)

『¿¡Qué haremos ahora!? 』 (Caballero B)

Ellos estaban siendo presionados intensamente por los soldados de Horant que los estaban persiguiendo. Ya que se trataba de una multitud de personas de aspecto serio y con armas en sus manos, Stiffels parecía estar aún más asustado.

Stiffels comenzó a considerar la situación.
Así como está ahora sería un mal paso entrar en la ciudad. Si la ciudad es destruida, será difícil poder decir que no fue mi error. Incluso si nos alejamos de aquí, no sería posible ignorar los daños.
Si es así...


『¡Todos los soldados, tan pronto como lleguemos a la ciudad, nos dividiremos e iremos hacia la izquierda y hacia la derecha para realizar el ataque de pinzas, tal y como estaba previsto! ¡Durante la operación usaremos la puerta para detener al enemigo! 』(Stiffels)

『¡E-Entendido! 』 (Soldados)

A medida que él explicaba, la puerta de la ciudad se fue acercando poco a poco.
Comandando a los soldados, los caballeros que cumplían con su deber se separaron de izquierda a derecha junto con los soldados.
Algunos de los soldados de Horant fueron atraídos por eso y los siguieron, pero la gran mayoría avanzo directamente hacia Münster.

『¡Ciérrenla! ¡De prisa! 』(Stiffels)

Stiffels dio un grito.
El cuerpo de caballeros, desmontando sus caballos como si se hubieran lanzado de ellos, cerraron desesperadamente la puerta y aseguraron la cerradura.
Después de unos instantes se escuchó el sonido de los golpes contra la gruesa puerta de madera. Además, desde el otro lado, también era posible escuchar los gritos de los soldados encargados del ataque de pinza que estaban atacando a los soldados de Horant y los sonidos del choque de las armas.
Mientras escuchaba el violento alboroto del otro lado de la puerta, Stiffels se bajó de su caballo.

(¿Qué pensaba Biron al abandonar la ciudad?) (Stiffels)

Habiendo fallado en su plan, Stiffels dirigió su mirada en dirección a la capital real temblando de rabia.
Incluso aunque miraba el camino frente a él hasta donde llegaba la vista, no podía ver a los residentes de la ciudad.

『¡Definitivamente te mataré! ¡Después de aplastar al ejército de Horant, será tu turno, hijo de p*! 』(Stiffels)


Earl Biron estaba al final de la línea de residentes que huían de Münster, cerca de la salida hacia la capital real.

Al principio, Sabnak le había pedido a Biron que estuviera en el centro del grupo debido al peligro, pero sin ceder siquiera un poco, Biron decidió viajar en la retaguardia junto con el Tercer cuerpo de caballeros de Sabnak, su esposa y sus hijos.

『Ha pasado tiempo desde que use una armadura. Se siente incómodo. 』(Biron)

Aunque había pasado mucho tiempo desde que monto un caballo por última vez, Biron estaba muy despreocupado.
En ese momento, un soldado se acercó a Sabnak que estaba montado sobre su caballo y le reporto algo.

『... El mensajero llegó. Cuñado-san, parece que el ejército enemigo llegó a Münster. 』(Sabnak)

『Ah, el ejército enemigo, ¿eh? Es bueno si ellos se encuentran de esa forma. 』(Biron)

Con la sensación de poder escuchar los sonidos de la lucha a muerte que se libraba en la distancia, Biron miro hacia el cielo mientras reflexionaba.

『Será fácil que podamos reunirnos exitosamente con el Conde Touno mientras vayamos por el camino que conduce a la capital. 』 (Biron)

Los residentes han evacuado la ciudad de antemano. Se decidió que volverían una vez que terminara la batalla. Como es una ciudad cercana a la frontera nacional, Biron naturalmente tenía preparados planes de huida, pero no creía que realmente llegaría el día en que usaría esos planes.
Aunque esto representaba una molestia para los residentes, no tenían ninguna opción más que tomar la decisión de perder algo para mantener sus vidas.

『Es verdad, si nos encontramos a Hifumi-san, la victoria probablemente se decidiría ahora mismo. 』 (Sabnak)

Solo si nos reconoce como aliados... Sabnak agregó en su mente.

『¡Sabnak, alguien se está acercando! 』 (Biron)

Era un solo caballero, pero cuando este se bajó de su caballo saco su espada mientras daba un grito.

『Cuñado-san, por favor retroceda. No sabemos si es un aliado o un enemigo. 』(Sabnak)

Descendiendo de su caballo, Sabnak saco su espada.
(La espada realmente no es mi punto fuerte, pero, aun así.) (Sabnak)

Escondiendo su suspiro, Sabnak preparo su postura con cautela y miro a Ribezal del Primer cuerpo de caballeros acercarse mientras mantenía el agarre de su lanza. Y dirigiendo a los miembros del Primer cuerpo de caballeros, se podía ver al príncipe Ayperos. Junto a él estaba un hombre desconocido.

『¡Capitán Ribezal... ¿Príncipe Ayperos?! 』 (Caballero)

Alguien del Tercer cuerpo de caballeros grito sorprendido.
Pero Sabnak tenía un mal presentimiento al respecto. No había chambelanes ni ningún guardia personal acompañando al príncipe. Esta era una situación extraña. Entonces recordó que antes había visto personas que desprendían el mismo tipo de atmosfera.
Buscando en su mente por unos segundos, Sabnak recordó el incidente que Hifumi encontró en Fukaroru.

『¡Todos los soldados, no bajen la guardia! ¡Estos chicos están siendo controlados por una herramienta mágica! 』(Sabnak)

『¿Eh? 』 (Caballero)

Un solo caballero, que todavía dudaba sobre lo que debía hacer, fue atravesado por la lanza de Ribezal.

『Gue...』 (Caballero)

『¡Imbécil! 』 (Caballero B)

Entonces se convirtió en una batalla cuerpo a cuerpo.
El número de caballeros en cada lado era casi el mismo. El grupo de Sabnak pensó que estaría bien si aguantaban hasta que los otros miembros del Tercer cuerpo de caballeros y los soldados territoriales de Biron vinieran corriendo a ayudarlos, pero se vieron obligados a participar en una difícil lucha que superaba sus suposiciones.

『¡Ellos siguen luchando incluso si pierden un brazo! 』 (Caballero)

『¡Es tal y como estaba escrito en el informe! ¡Cálmense y realícenles heridas mortales! 』(Sabnak)

『¡N-No t-te a-a-acerques! 』 (Caballero)

Los movimientos del Primer cuerpo de caballeros se habían vuelto un poco lentos debido a la influencia de la herramienta mágica, sin embargo, eso no cambiaba el hecho de que eran oponentes formidables para el Tercer cuerpo de caballeros, que no está acostumbrado a combatir.

『¿Ahora eres mi oponente...? 』 (Sabnak)

Frente a Sabnak, que tenía su espada lista, Ribezal empujo su lanza.
Aunque los ojos de Ribezal estaban desenfocados tal y como los de un loco, tenía una atmosfera un poco intimidante.

(Ya veo, así que aquí es donde moriré, supongo...) (Sabnak)

Cuando los pensamientos pesimistas aparecieron repentinamente en su mente, Sabnak volvió a la realidad debido al sonido del viento siendo cortado.

『¡Ooops, eso fue peligroso! 』 (Sabnak)

La lanza fue empujada hacia él repetidamente y aunque pudo notar que la habilidad que Ribezal estaba mostrando era inferior a la que solía tener, apenas podía evadir sus ataques.
La fuerza física de Ribezal no era común. Incluso deteniendo los empujes de la lanza con la hoja de la espada, estos eran tan fuertes que lo hacían tambalear.
A diferencia de Sabnak, que empezó a respirar pesadamente en un abrir y cerrar de ojos, Ribezal aún mantenía tranquilamente su postura.

『¿El repelió fácilmente estos golpes? Hifumi-san es un monstruo después de todo... ¡Uwa! 』(Sabnak)

Siendo repentinamente empujado desde la espalda, Sabnak dio 2 o 3 pasos hacia Ribezal.

Debido a que Ribezal se acercaba por el frente, Sabnak salto hacia un lado con prisa, rodando por el suelo y logrando evitar el ataque de la lanza.

『Phew phew... 』 (Sabnak)

Después de salir del rango de ataque de Ribezal, Sabnak se levantó y escucho una voz descontenta.

『¿Quién es un monstruo? Y, además no luches imprudentemente dentro del rango de un oponente que empuña una lanza. 』(Hifumi)

Al buscar al dueño de esa voz, Sabnak vio a un joven con afilados ojos con pupilas oscuras y pelo negro, reconociéndolo al instante. Como de costumbre llevaba ropa extraña y la katana estaba atada a su cintura.
Mientras sostenía el contrapeso de la kusarigama en su mano y lo hacía girar en círculos, Hifumi se movió frente a él sin dudarlo.

『¿H-Hifumi-san? No importa cómo lo mires, estás aquí demasiado rápido... 』(Sabnak)

『Este tipo es mi presa. Has perdido tu oportunidad, lento... ¿ah? 』(Hifumi)

Hifumi frunció el ceño debido al estado de Ribezal y después mirar los alrededores suspiró.

『Ni siquiera es consciente, ¿eh? Se volvió aburrido. 』(Hifumi)

Hifumi movió su cabeza de lado a lado, sin importarle que la lanza de Ribezal se acercaba hacia él.

『¡Cuidado! 』 (Sabnak)

Sin poner atención al grito de Sabnak, Hifumi esquivo el ataque inclinando su cuerpo hacia un lado. Golpeando la cuchilla de la lanza en el momento en que su movimiento de empuje se detuvo y utilizando las cadenas para evitar que alcanzara su cuerpo.

Mientras mantenía su distancia de Ribezal que lo atacaba continuamente, Hifumi lo mando a volar con una patada en el estómago, y girando de nuevo el contrapeso del Kusarigama lo lanzo a la cara de su oponente.
A pesar de que tenía el centro de su cara destrozado, Ribezal no dejo de embestir a Hifumi con su lanza.
Uno de los ojos de Ribezal se salió de su cuenca y una gran cantidad de sangre fluía de sus ojos, nariz y boca.
Aun así, Ribezal no se detenía.

『Una muñeca sin vida. Sin tener una razón para pelear, sus ataques no son diferentes a los de algún tipo de máquina rota. 』(Hifumi)

Mientras pronunciaba esas palabras, Hifumi, evitando la punta de lanza, corto bruscamente los brazos de Ribezal causándole varias heridas con la hoz que sostenía en su mano izquierda.

『Hifumi-san, además de no sentir ningún dolor, esos chicos no sienten nada parecido al miedo. Incluso si los llenas de heridas... ¿Eh? 』(Sabnak)

Al ver que los movimientos de Ribezal se estaban volviendo lentos gradualmente, Sabnak inclinó la cabeza hacia un lado confundido.

『Si es un ser vivo, ya no podrá mover su cuerpo después de perder cierta cantidad de sangre. No tiene nada que ver con el dolor o el miedo. 』(Hifumi)

『Deberías saber al menos esto. 』, dijo Hifumi mientras Ribezal perdía la fuerza para moverse y caía de rodillas.
Hifumi, guardando el kusarigama y desenfundando rápidamente la katana de su cintura, corto el frente de la armadura de Ribezal.

『Lo encontré ~~』 (Hifumi)

Hifumi agarró con fuerza la herramienta mágica, que había sido expuesta, con su mano izquierda y la arrancó forzosamente.
Estirando las tuberías incrustadas en el cuerpo de Ribezal, estas fueron arrancadas haciendo un sonido de desgarro.
Cuando todas las tuberías fueros arrancadas, Ribezal comenzó a convulsionar y finalmente se desmayó.

『U... 』 (Ribezal)

『Su conciencia ha regresado, ¿eh? 』 (Hifumi)

Ribezal, habiendo recuperado sus sentidos, quedo desconcertado al no poder mover su cuerpo.

『¡B-bastardo...! M-Mi cuerpo, ¿qué me has hecho...? ¿Qué diablos pasó...? 』(Ribezal)

『No lo sé. Por lo que sé, lo único que te espera es la muerte. 』(Hifumi)

『¿Qué hiciste...? 』 (Ribezal)

Hifumi que estaba de pie, perforo el pecho de Ribezal con su katana, dejando salir una sonrisa al sentir la sensación de la katana penetrando el corazón siendo transmitida a su mano derecha.

『Umu. Si vas a matar a alguien, tiene que ser a un humano y no a una muñeca. 』(Hifumi)

Mientras miraba con gran interés a su katana, que no tenía mucha sangre en ella debido a que la cantidad de sangre había disminuido anteriormente, Hifumi la limpio con un papel y la puso en la vaina.

『H-Hifumi-san, si la conciencia del capitán Ribezal volvió, entonces... 』 (Sabnak)

Hifumi respondió 『Eso es correcto』 a Sabnak que se acercaba lentamente.

『Tuve la oportunidad y lo intente. Inesperadamente su conciencia volvió completamente. Morir sin ser consciente de ello para mí es estúpido. Este fue un buen descubrimiento. 』(Hifumi)

Sabnak y Biron, que observaron todo desde el principio hasta el final, no dijeron nada a Hifumi, que mostraba una expresión muy complacida.

『Bueno, todavía no he terminado con mis presas. 』 (Hifumi)

Sacando el Chigiriki y agarrándolo firmemente, Hifumi, con un paso ligero, sin ninguna emoción, se dirigió hacia el campo de batalla donde aun continuaba la lucha entre el Primer y el Tercer cuerpo de caballeros.
Al ver esto, Sabnak gritó con prisa,

『Te-Tercer cuerpo de caballeros. ¡Todos los miembros retírense ahoraaaaaa! 』 (Sabnak)


『Es-Esto es malo...』 (Beirevura)

Cuando comenzó la pelea, Beirevura tomo distancia. Pero al ver la muerte de Ribezal, se llenó de terror.
Estando bajo la influencia de la herramienta mágica, Ribezal, que era una muñeca que asesinaba sin sentir ningún temor, no sólo fue vencido fácilmente, sino que su conciencia le fue devuelta solo para ser asesinado.
Debido al acto que no se puede llamar de ninguna forma más que anormal, Beirevura tembló de horror por el hombre llamado Hifumi, no por su fuerza sino por su locura.
Cuando trató de huir del campo de batalla, ya que tuvo la suerte de que nadie lo había visto, de repente sintió un intenso dolor en su pierna.

『¡Gyaaa! 』 (Beirevura)

Mientras rodaba en el suelo por el repentino dolor, con lágrimas en los ojos miro hacia su pie y noto que una pieza de metal con forma de cruz estaba ahí.

『¿Qué es esto? 』 (Beirevura)

Una chica se acercó a Beirevura que no podía sentir su pie debido al intenso dolor.

『Justo cuando finalmente lo alcance... Aun no he mostrado mi gratitud a Hifumi por esta buena suerte. 』 (Origa)

Era Origa que caminaba lentamente con un shuriken en su mano derecha.
Aunque su cara de piel clara era inexpresiva, sus pupilas verdes filtraron una poderosa intención de matar cuando miro a Beirevura.

『T-tu, perra, eres... 』 (Beirevura)

『Oh, parece que me recordaste. 』 (Origa)

Aunque ese era un honor insignificante, Origa lanzo un segundo shuriken infringiéndole una herida en el pie que aún estaba ileso.

『Guu... 』 (Beirevura)

Sin ser capaz de gritar por el dolor, Beirevura apretó sus dientes, sacando frenéticamente el shuriken de su pierna y vendando la herida con un pedazo de tela rasgada. Sin embargo, la sangre no dejaba de salir.

『¿No me ayudarás...? Con mis pies así, no me espera nada más que morir al aire libre. Al menos quiero morir más tranquilamente... 』(Beirevura)

Beirevura, mostrando una vergonzosa lamentación, esperaba la ayuda del espía de Horant dentro de su mente.
Él continúo hablando para ganar tiempo para que él llegue.

『Por lo tanto...』 (Beirevura)

『Cállate. 』 (Origa)

Origa terminó el canto mientras Beirevura lloraba y suplicaba. Entonces las cuchillas de viento sin piedad mandaron a volar uno de sus brazos.

『¡Gyaaaaaaaaaaaaa! 』 (Beirevura)

La expresión de Origa ni siquiera cambio un poco al ver a Beirevura por los aires, esparciendo su sangre después de haberle cortado el brazo desde su hombro mientras gritaba.

『Para ti es una forma apropiada de morir, arrastrándote en el suelo tratando frenéticamente de sobrevivir. Ten una muerte vergonzosa, grosera y espantosa. Y sólo después de eso podría aparecer la posibilidad de que perdonara tus acciones. 』(Origa)

A estas alturas Beirevura ya no era capaz de hablar. Solo agitaba inquietamente sus pies lesionados, tratando de moverse para escapar de esa situación, repitiendo su petición de ayuda como si fuera un delirio. Pero aun así Origa no lo escuchaba.

『Probablemente no entiendas la humillación que sufrimos. Ni si quiera quiero que lo entiendas. Si no hubiéramos tenido la suerte de ser recogidas por Hifumi, entonces ya estaríamos... 』(Origa)

Acercándose a Beirevura, que luchaba desesperadamente, ella pisoteo su abdomen haciendo que sus movimientos cesaran.

Cuando su conciencia comenzó a volverse borrosa debido a la pérdida de sangre, Origa se reflejó en el borroso campo de visión de Beirevura. Él la vio quitándose la daga que estaba atada a su muñeca, agarrándola firmemente en su mano derecha.

『Hifumi-sama, deseo expresar mi gratitud. Con esto al fin pude llevar a cabo mi venganza. Y, mira Kasha, mira la forma en que nuestro enemigo se dirige hacia su muerte. 』(Origa)

Origa, murmurando como si estuviera conversando con alguien, poco a poco, bajó la daga con todas sus fuerzas hacia el pecho de Beirevura.
Al ser apuñalado en el corazón, fue una muerte instantánea para Beirevura.
Después de sacar la daga, Origa noto que estaba llorando.

Ella no entendía la razón de esas lágrimas, pero al lograr su venganza, sin duda podía sentir la liberación de su propio corazón dentro de su pecho.




Anterior    | Indice |    Siguiente

2 comentarios:

Escribe tu opinion, sugerencia o queja del contenido para ayudarme a mejorar en las proximas publicaciones.