martes, 19 de septiembre de 2017

Summoned Slaughterer. Capítulo 45


Autor: Ido Masayoshi
Traductor ingles: Infinite Novel Translations
Traductor español: Errdex - HunterStars Translation

Reina asesina

"¿Entonces, porque nos estamos reuniendo aquí?"

“Es un anuncio de la Princesa-sama y de ese Héroe-sama, que tú ya conoces.”

“¿El caballero de la espada delgada? ¡Escuche que de nuevo desempeñó un papel activo! "

“Dicen que repelió al gran ejército de Vichy con unos pocos soldados.”


El tema de conversación de la ruidosa multitud, si se tiene que decir, se centra solamente en el nuevo noble de Fukaroru, Hifumi, más que en la princesa, esto se debió principalmente a las órdenes de Hifumi.
Debido a que el Tercer cuerpo de caballeros se mezcló con indiferencia dentro de la multitud, aunque la Princesa Imeraria lo anunciaría más tarde, el asunto de la participación de Hifumi ya había circulado. Este tipo de trabajo de manipulación de la información era la primera vez que el Tercer cuerpo de caballeros lo realizaba, pero debido a que Sabnak lidero la operación después de haber recibido la solicitud de Origa, fue muy eficaz hasta el punto de sorprender a todo el cuerpo de caballeros.
Sabnak también estaba entre la multitud.

“Al parecer, ese caballero de la espada delgada está dentro del castillo real en estos momentos. Me han dicho que ha logrado sorprendentes resultados en la guerra con Vichy, ¿Sabes?" (Sabnak)

Mientras compraba algunos dulces en un puesto, extendía la información sobre el tema en forma de chismes.

"Oh, supongo que recibirá de nuevo una recompensa de Imeraria-sama. Es un gran hombre.”

Mientras sonreía a la buena respuesta del anciano que manejaba el puesto, Sabnak observo de manera casual la reacción de su entorno y entendió que todas las personas en este lugar, a los cuales les había llegado su voz, estaban escuchando con mucho cuidado y con gran interés.

(Dios mio, qué manera de manipular los corazones de las personas. Esta actitud es parecida a la de los demonios de los cuentos de hadas.) (Sabnak)

Mientras continuaba la misión, Sabnak tenía una sensación complicada de si debía sentirse feliz o asustado de haber aceptado tomar esta actitud en el asunto solicitado.

Mientras tanto, el Tercer cuerpo de caballeros informaba a todos los que estaban de pie frente al castillo real. "¡Pronto la princesa hará su aparición!", Repitiendo continuamente en voz alta.

Aun cuando sus voces se volvieron roncas cerca de quedar mudas, la multitud no dejaba de hablar.

“¡Oh, es la princesa-sama!”

Cuando alguien de la multitud levanto la voz, la conmoción disminuyo. Los caballeros que habían agotado sus gargantas acabaron sintiéndose deprimidos.
Habiendo salido al balcón, estaba la princesa Imeraria.
Y junto a ella estaba Hifumi. En un lugar cerca de su espalda, Origa podía verse vagamente esperando.

(Bueno, entonces, ¿Qué pasará esta vez?) (Sabnak)

Sabnak ya tenía la sensación de que no se trataba de algo que posiblemente ocurriría, sino de algo que definitivamente iba a suceder.


Al no estar en la sala de audiencias, Imeraria había invitado a Hifumi a su oficina. Instándolo a sentarse en un sofá de la recepción, una sirvienta le preparó un té negro.

"Por lo tanto, se trata del incidente de esta vez, pero..." (Hifumi)

"Toda la situación es mi responsabilidad. Aunque el asunto con Pajou es lamentable, sólo te imploro que no castigues a los otros cuerpos de caballeros y a la gente del castillo. ¿Puedes aceptar tanto...?" (Imeraria)

Interrumpiendo el tema que Hifumi había comenzado, Imeraria inmediatamente se disculpó.

“Ah, ya está bien. Incluso si actuara violentamente, de todos modos, solo sería una historia de tratar repetidamente con unos insignificantes oponentes. Eso sería aburrido." (Hifumi)

"En primer lugar, lejos de tener una buena base en el combate de grupo, ni siquiera tienen un entrenamiento decente en el combate interpersonal, ¿No estás de acuerdo?". Una extenuante insatisfacción comenzó a salir de la boca de Hifumi.
A pesar de que es extraño, Imeraria se sintió aliviada de que el estándar de los caballeros de este castillo no despertara el interés de Hifumi.

"Entonces..." (Imeraria)

"Ah, entiendo que esta vez la responsabilidad es tuya. Pero el cerebro murió. Por lo tanto, en lugar de matarte, tengo una tarea aún mejor para ti, así que no lo hare por ahora." (Hifumi)

A pesar de que esas palabras no le proporcionaban en lo más mínimo paz mental, su vida se había salvado.
Pero, me pregunto, ¿Cuál es esa tarea que es incluso mejor que matarme? Imeraria estaba incómoda. Incluso si él la exigiera como mujer, ella no podría negarse. Si realmente desea eso de mí, yo misma debería tratar de quitarme la vida, ¿no?.
Sin embargo, cuando ella reunió determinación poniendo fuerza en sus brazos delgados y apretándolos encima de sus rodillas, decidió mantenerse con vida sin importar lo que suceda hasta que su hermano sea coronado con seguridad y hasta que descubra un plan para calmar de alguna manera al hombre frente a ella.

Pero su determinación fue negada rápidamente.

"Te convertirás en la gobernante. Yo te apoyaré deshaciéndome de la oposición, te convertirás en el gobernante absoluto de este país y construirás un estado firme y poderoso. Digamos que esta será tu expiación por el asunto de esta vez." (Hifumi)

"¡Tal cosa…! Entonces, ¿Qué pasa con mi hermano...? ¿Qué le pasará a Ayperos? En los alrededores de ese niño hay partidarios que luchan para que él se convierta en el próximo rey. Si tuviera como objetivo convertirme en la reina, acabaría convirtiéndose en una lucha que no tendría en cuenta mis intenciones o las de mi hermano." (Imeraria)

“No me importa. No sucederá nada si es obediente, pero si se opone a esto, lo mataré." (Hifumi)

El rostro de Hifumi mostró que no era lo suficientemente significativo para él escuchar sobre ese tema y que lo cortaría sin dudar. Era una cara extremadamente tranquila.

"Sin embargo, incluso si tengo la intención de tener éxito como una reina, no tengo la capacidad para hacerlo..." (Imeraria)

Antes de convocar a Hifumi, ella no se vio afectada por estos asuntos y tampoco entro en contacto con ellos, por lo que simplemente fue llamada santa por el pueblo. En comparación con el tiempo en que pensaba “Sólo soy una decoración después de todo”, ella había llegado al punto en que tomaba mas o menos la política en consideración.
Pero no ha recibido ninguna educación para convertirse en estadista. Como resultado de eso, ella ha perdido al caballero en quien confiaba. Y actualmente monopoliza a este país.

"Sigues siendo joven. Si no me equivoco, tienes 14 años, ¿verdad? Incluso estaría bien que aprendieras de un noble o del primer ministro de ahora en adelante. Además, un estadista no es alguien que hace las cosas con su propia habilidad. Creo que sobresaldrías como estadista si encuentras subordinados capaces y los usas hábilmente." (Hifumi)

¿Por qué ese hombre le habla de política a un miembro de la realeza como yo? A pesar de mi confusión, me está dando palabras de consuelo. Incluso, aunque sólo sea un poco, mis sentimientos se están calmando.
Sin embargo, esto es definitivamente un error
, ella también lo entendió.

"Pienso que tú no eres una persona incompetente como tu hermano que se aferra a su padre. Por ahora lo mejor sería hacer un movimiento con el fin de proteger el país y salvar a los que te rodean. Durante ese tiempo podrías forjar soldados fuertes. ¡Ah, también sería bueno que los enviaras a Fukaroru para entrenar! Los instruiré sin falta." (Hifumi)

"... ¿Qué demonios estás buscando?" (Imeraria)

"Al aumentar la cantidad de gente fuerte, será mucho más interesante oponerse a este mundo. La gente que ha entrenado sus técnicas se opondrá a la gente que avanza con fuerza bruta. Quiero aumentar el número de personas que piensen en esquemas refinados para matar a personas con sentidos agudos. También quiero que se creen nuevas armas por el bien de matar muy eficientemente." (Hifumi)

Aunque Hifumi tenía ojos brillantes como un niño hablando de sus sueños, para Imeraria, lo que Hifumi estaba hablando, era similar a las palabras de un tirano del que sólo había leído un poco en el pasado.

"Entonces, este mundo, este país terminará cayendo en el caos." (Imeraria)

"Puede que eso suceda o tal vez no, todo depende de lo que la gente de este mundo quiera hacer. En el mundo de dónde vengo, la guerra avanza junto con la tecnología. Por el bien de la victoria, las personas forjan sus mentes poniendo mucho esfuerzo en crear esquemas elaborados." (Hifumi)

¿Qué tipo de mundo manchado de sangre es ese? Imeraria se aterrorizó imaginándolo. ¿De qué mundo se ha convocado al héroe?
En ese momento, varios jóvenes nobles entraron en la habitación.

"¡Imeraria-sama!" (Criada)

Los nobles entrando de una manera grosera empujaron a la sirvienta hacia un lado. Al ver la cara de Hifumi, resoplaron como si se burlaran de él.

"Me preguntaba quién era, pero veo que es el advenedizo[1] que se convirtió en un vizconde recientemente, ¿eh? Parece que estabas adulando hábilmente a Imeraria-sama, pero ahora que hemos llegado, no hay ningún negocio para ti." (Noble)

Además de él, varios otros nobles también le reprocharon a Hifumi.

"Imeraria-sama, los plebeyos se están reuniendo en frente del castillo real. Están diciendo algo sobre recibir las palabras de Imeraria-sama." (Noble)

"El pueblo está..." (Imeraria)

Imeraria dirigió su vista hacia Hifumi.

“Ah, fui yo quien los ha reunido. Iremos a hacer una prominente proclamación, aunque por ahora solo estés liderando al país por un corto tiempo, eso es lo que pienso." (Hifumi)

En lugar de Imeraria, que estaba sin palabras, los nobles reaccionaron.

"Bastardo, te estás volviendo arrogante tratando de monopolizar la política nacional." (Noble A)

"Además, ¡Qué actitud hacia Imeraria-sama es esa! ¡Es impermisible!" (Noble B)

Mientras escuchaba los gritos de los nobles, Hifumi se levantó con calma, sacó su katana y la oscilo.
En ese momento, uno de los nobles tuvo la cabeza separada de su cuerpo.

"Los hombres que sólo levantan sus voces son innecesarios. Sólo los que tienen la voluntad de luchar lo son." (Hifumi)


Cuando Imeraria miro desde el balcón de su oficina, todo el exterior del castillo estaba lleno de gente. Incluso la palabra "muchos" se quedaba corta en cuanto a la cantidad de miradas expectantes que ella sentía.
Hasta ese momento había contemplado la ciudad desde este balcón. Se había dirigido a la población, como ahora, muchas veces, pero era la primera vez que ella subía a este escenario sintiéndose tan pesada.
Cuando veía de vez en cuando las figuras del Tercer cuerpo de caballeros, ella repentinamente sentía la intención de llamarlos para que vinieran a salvarla, pero esta era una situación que ella misma se había buscado. Aunque podrían venir corriendo si pidiera su ayuda, ella sabe lo que sucederá si lo hace.
Hifumi estaba de pie junto a ella. Detrás de él está la antigua esclava llamada Origa, que ahora es su asistente.
Y detrás de ella estaban esparcidos los cadáveres de los jóvenes nobles. Han sido esos jóvenes nobles hace no mucho tiempo. Pero no consideraron en lo más mínimo que el principiante de baja condición social se opusiera a ellos o que realmente los matara.
Sin embargo, esa no era la realidad. Sin que notaran lo amable que había sido el mundo con ellos, su final los había alcanzado.


A partir de ahora, el significado de los estatus sociales desaparecerá gradualmente. Se convertirá en un mundo donde la habilidad será lo más importante y no el linaje, eso le había dicho Hifumi.
Incapaz de imaginarlo bien, Imeraria le preguntó si este mundo no se convertiría en un lugar donde los fuertes oprimieran a los débiles, pero Hifumi se rio y negó con la cabeza.

"Son los grilletes llamados nacimiento los que hacen que una persona débil permanezca débil. Este será un mundo que hará posible que los débiles derroten a los fuertes." (Hifumi)

A pesar de que Imeraria no podía entenderlo, aun así, todavía entendía una sola cosa. El detestable pensamiento y la equivocada conclusión de obedecer a algo llamado diferencia de estatus sólo porque son de la realeza o nobles, Hifumi quiere aumentar el número de personas que son juzgadas por su verdadera fuerza.

Este es un mundo extremadamente aterrador, pero Imeraria no dejara de proteger al país incluso dentro de ese mundo.
Aunque ella no tiene poder para luchar contra sí misma, ella es capaz de llegar a algo. Hifumi dijo que también hay personas que sobreviven usando su cabeza incluso sin recurrir a la fuerza bruta.
Piensa y reflexiona sobre ello, se dijo Imeraria. Si las cosas siguen así, comenzará la contienda para convertirse en el gobernante entre la facción de Imeraria y la facción de Ayperos. Resultará en muchas personas muriendo. Incluso Ayperos o su madre podrían estar entre ellas.

"Todos." (Imeraria)

Cuando Imeraria comenzó a hablar, el ruido de la multitud se calmó y todos escucharon sus palabras.

"Debido a Vichy y Horant este país está en peligro. Sin embargo, gracias a los grandes esfuerzos del recién inaugurado conde, Hifumi-sama, ha ocurrido un gran milagro." (Imeraria)

Ohh ~ ... Junto con la gente que levantaron sus voces en admiración, las voces que alababan a Hifumi se podían oír.
La voz de Sabnak también estaba entre ellas.

"Se están entusiasmando fácilmente ..." (Hifumi)

La voz de Hifumi, que tenía una sonrisa forzada, llegó a los oídos de Imeraria.
Entonces, de repente, tuvo una buena idea.

"¡Pero, aunque se esperaba que la lucha terminara impecablemente, algunos caballeros terminaron perdiendo su vida debido a mi error! Si bien hubiera sido bueno dejar las cosas a Hifumi-sama, debido a que me involucre innecesariamente, ¡Vidas valiosas se perdieron!" (Imeraria)

Imeraria, que se cubría exageradamente el rostro con ambas manos, estaba convencida de que este asunto haría caer su popularidad. Si con esto ella perdía el apoyo de la población, sería un contratiempo en el plan de usarla para administrar el país.
Aunque esto podría causar su muerte, ella no tenía la intención de vivir sólo para convertirse en la enemiga de su propio hermano.
Dirigiendo su mirada a Hifumi mientras ocultaba su rostro... Imeraria estaba sonriendo.

“¡Ahora, señoras y señores! ¡Lo que acaban de escuchar es la verdad, pero creo que no sería correcto para mí culpar a Imeraria-sama por eso!” (Hifumi)

Examinando lentamente a la multitud, Hifumi se aseguro de que todo el mundo estuviera escuchando atentamente.

"Yo, que luché para proteger el país, me siento obligado a perdonar a Imeraria-sama. Siendo así, ¿No deberían recibir nuestra admiración los caballeros que fueron desplegados por Imeraria-sama con el fin de protegernos a nosotros y a la gente de nuestro país y terminaron muriendo mientras luchaban por esa causa?" (Hifumi)

La multitud se alzó en respuesta a las palabras de Hifumi.
A pesar de que los caballeros del Tercer cuerpo de caballeros, mezclados entre la multitud, estaban perplejos, esta se convirtió en una situación en la que el pueblo ya no podía ser controlado.
"¡Imeraria-sama, yo y todos ustedes tenemos que pensar en proteger a las personas, que son ciudadanos del mismo país que nosotros! Por esta razón, ¡Piensen en ello! ¡No se debe permitir que alguien, que no intenta hacer nada ni lograr nada por el país, tome el trono! ¡La única persona adecuada para representarnos y dirigirnos es Imeraria-sama!" (Hifumi)

Con las palabras de Hifumi engrandeciendo a Imeraria, la multitud se excito gradualmente. Imeraria ya era una persona que gozaba de popularidad, pero al sumarle el hecho de que el héroe aprobaba sus acciones, la gente acogió con satisfacción el misterioso sentimiento de expectativa.

“¡Haré un juramento aquí y ahora! Apoyaré a Imeraria-sama en su objetivo de convertirse en la reina. ¡Juntos convertiremos este país en un país con un gran poder! ¡Todos, por favor, apoyen a Imeraria-sama junto conmigo!" (Hifumi)

Las palabras de Hifumi, pidiendo el apoyo de todos, tuvieron un gran impacto en la multitud. Hasta ahora estaba estrictamente prohibido que el pueblo se inmiscuyera en la política, pero ahora el noble y la princesa frente a sus ojos, admitiendo sus propios fracasos, les dijeron que su apoyo era indispensable.
Aunque también hubo quienes aplaudieron a la princesa, las alabanzas de Hifumi se hicieron aún más fuertes.

Incluso después de que Hifumi que acompañaba a Imeraria desapareció del balcón, la agitación de la gente no disminuyo por un buen rato.


"Ahora lo han hecho..."

La historia de Hifumi apoyando a Imeraria para conseguir el trono se esparció como un relámpago dentro del castillo real.
Los de la facción del príncipe estaban irritados por la noticia y ni siquiera trataban de ocultarlo.
Especialmente los nobles de alto rango, que dirigían la facción, dentro de sus mentes furiosas pensaban que se trataba de un golpe de estado realizado en ausencia del príncipe.
La madre del príncipe, la reina, también estaba entre ellos.

"De ninguna manera esperaba que Imeraria tuviera tal ambición." (Reina)

Su apariencia, mientras soportaba su furia y apretaba los dientes con sonidos trituradores, era de algún modo aterradora.
La reina hasta ahora, en vez de a Imeraria, que de todos modos se casaría con alguien, amaba mucho al príncipe Ayperos, que tendría éxito como rey tarde o temprano.
Aunque ella creía que Imeraria había entendido esto, su expresión se estaba volviendo aún más sombría debido a la sensación llamada traición.

"Sin embargo, Imeraria-sama es perfectamente adecuada para obtener el apoyo de la población." (Noble)

"¡Algo como el apoyo de los plebeyos no importa en absoluto! ¿No has oído? ¡Los jóvenes nobles que querían darle consejos a la princesa fueron asesinados! ¡Incluso los nobles conservadores no perdonarán esta opresión!" (Reina)

"Si ese es el caso, no queda nada más que hacer que Imeraria salga del escenario..." (Noble)

"H-hey..." (Otro Noble)

Los nobles que decían hostilidades hacia la princesa, recordando que su madre, la reina, estaba presente en este lugar, miraron con temor hacia ella.

"No importa. Ella es una hija que ha traicionado a su madre." (Reina)

Declarando esto decididamente, la reina levantó inmediatamente su mano para prepararse para dar una orden.

“¡Para que no se vean obstaculizados por ese hombre, mátenla instantáneamente en el momento en que duerma en su dormitorio! Lo máximo que mi amor maternal permite es asegurar que muera sin tener que sufrir." (Reina)

Viendo esas pupilas rebosantes de locura, los nobles de la facción del príncipe inclinaron la cabeza al mismo tiempo.




Anterior    | Indice |    Siguiente


[1] Nota Errdex:  Se dice del que llega a una posición que no le corresponde o a un lugar en el que le consideran extraño.
Comentarios (3)
-
  1. Ohh..... este man y sus locuras. En lo personal, yo hubiera apoyado a la princesa, es bastante madura (intelectualmente); mas la Reina delega sus responsabilidades a otros y el principa ni conoce el mundo real (el prota tampoco XD)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el capitulo :D

    Tengo sentimientos contradictorios. Los nobles son unos incompetentes y el mundo estaba sumido en una opresion relajada en la que nada cambiaba. Aunque nos vendan la peli de que la princesa es buena y la victima y no digo que no lo sea. Es parte de un sistema en el que todo esta podrido y lo unico a su fabor es que no habia grandes guerras. Y el prota esta puto loco de la cabeza y nos lo venden como la reencarnacion del demonio, al final quiere instaurar un sistema de meritocracia. Que esta loco y le encanta probocar masacres. Pues a la vista de nuestra historia, todos los locos que cambiaron el mundo eran la misma mierda con distinto color. Hifumi es como parchear el mundo medieval con una actualizacion de nuestro mundo acelerando la historia.

    Y por ultimo, espero que el prota se deje un vigote absurdo como muchos otros genocidas jaja solo por las risas.

    ResponderEliminar
  3. Hifumi es como un antivirus de uultima generacion en una computadora de los 90, tan potentes y abrumadora que elimina todo el software y crea uno nuevonen el cual subsistir, y creando virus solo por el placer de eliminarlos

    ResponderEliminar